Contragolpe

Soberbio y desequilibrado el "Canelo" Álvarez

Luego de su reciente confrontación contra el novato Liam Smith, el Canelo Álvarez realizó esta declaración como para enmarcarla: “Sé que hay muchos que no les gusta que a mis 26 años tenga ya cuatro títulos de campeón mundial, pero la realidad es que soy el mejor del mundo”, y luego hace unos días con respecto a su próxima pelea contra Julio César Chávez Jr. Manifestó: “ganarle a Julio no me llevaría a un lugar más alto o me posicionaría como el mejor del mundo porque ya lo soy y eso de vencerlo no influye absolutamente en nada. Ésta es una pelea más para seguir haciendo historia, pero lógicamente soy el mejor peleador del mundo” ¡Gulp! Se necesita estar bastante desequilibrado mentalmente o sumamente manipulado para hacer ese tipo de declaraciones. Primero habrá que recordarle que legítimamente ha ganado un título mundial. Justamente contra Smith. Hay que ubicarlo. Contra Matthew Hatton fue un regalo, le llegó de rebote; ante Miguel Cotto, también se lo regalaron porque días previos desconocieron al peleador boricua, además de que los jueces le dieron sin justificación el veredicto y el otro es una pachanga de una empresa de Oscar de la Hoya. Además me enteré que no recibirá el cinturón que el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) mandó hacer con la comunidad huichola. Pobre muchacho, mal asesorado, mal dirigido y mal administrado. Sin embargo, ese tipo de actitudes lo ponen en riesgo.  Por esos malos consejos la jueza Migna Sánchez Llorens interpuso sanción económica porque no ha pagado los 8.5 millones de dólares a la empresa All Star Boxing. Corre el riesgo de que le congelen o embarguen todos sus ingresos por diversos conceptos: por la trasmisión de HBO, el pago por evento (PPV), la taquilla por el ingreso MGM Arena T. Mobile entre otros. Los abogados de All Star Boxing han investigado que sus bienes en los Estados Unidos son miserables por lo que sospechan tiene una red de presta nombres. Lo que representa un delito, según sus leyes. En fin, sospecho que se ha impuesto la soberbia y ello me recordó lo que en alguna ocasión me dijo: “aquí, el que manda soy yo, y se hace lo que digo”. Ahora bien, durante un tiempo me han preguntado un pronóstico sobre la pelea que sostendrá el próximo 6 de mayo contra Julito. Es una farsa y el resultado lo van a determinar los interés que giran alrededor de la contienda y sin temor equivocarme de inmediato se hablará de una revancha.

beto@eluno.mx
@herbertodlarosa