Contragolpe

Y se acabaron el boxeo

Conforme pasa el tiempo, poco a poco se diluyen las funciones de boxeo. Recuerdo que en Guadalajara se organizaban cada semana porque había mecenas que se interesaban por ofrecerlas en beneficio de los peleadores. En aquel entonces había dos personas que se alternaban las promociones semana a semana y en diferentes escenarios. Todo marchaba bien. Se veían peleas de buen nivel con peleadores en ciernes como Ulises Archí Solís, Monje Castañeda, Títere Vázquez, Francisco Villanueva, Ricardo Cabo, Arturo Morua, Canelo Álvarez, entre otros. Tales promociones fueron la plataforma para que varios de ellos llegaran a la meca del boxeo. Antes, el empresario Eliseo Villa había rescatado este deporte de la oscuridad. Comenzó a promover, realizó varias funciones y a representar algunos peleadores, pero los buitres, que no faltan, lo alejaron del ambiente. Vinieron Mario Pedroza y Osvaldo Chávez, como decía sentaron las bases para que Guadalajara se convirtiera en la capital del boxeo. No había televisión hasta que gracias al esfuerzo del empresario Alberto Ramos se comenzaron a transmitir localmente a través de Televisa con la narración de Ignacio Luna y José Rodolfo Castro. Las transmisiones y la continuidad en las funciones trajeron consigo el arribo de varios oportunistas. Auténticos rateros y vivales del boxeo. Desde pseudo promotores, hasta improvisados e ignorantes managers que le dieron al traste al trabajo realizado por Pedroza y Chávez. Por desgracia los cambios de autoridades influyeron, porque sin conocimiento de causa, modificaron la Comisión de Box. La plataforma de Jalisco atrajo a las televisoras, a las empresas nacionales. Sin embargo, la voracidad, envidias, robadera  y deslealtades terminaron por correrlas. A tal grado de que ya no regresaron. En la actualidad ese deporte se encuentra en estado de inanición. Nos han comentado que mientras las autoridades gubernamentales mantengan la actual comisión de boxeo no van a regresar y adiós promoción del estado y ciudad de Guadalajara. Una lástima. Por el otro lado, esta crisis ha permitido la aparición de algunas escaramuzas de empresas que llegan y como tales se van porque los robaron. La única alternativa que le dejan al boxeo es buscar trascender en el ámbito amateur. Hay que buscar los torneos metropolitanos, en los gimnasios de la ciudad, en el CODE, los Comudes, las universidades, ¡Imagínese un torneo universitario de boxeo!, y por qué no, en los partidos políticos que no se han puesto las pilas con un deporte tan generoso que posee una gran capacidad de convocatoria. Es la solución porque serían regulados por la Asociación Estatal de Boxeo y no por la nefasta comisión de boxeo.