Contragolpe

"Transa"-cciones ilegales en futbol mexicano

El caso de Jürgen Damm de nueva cuenta pone en evidencia el corrupto e ilegal “pacto de caballeros” de la Federación Mexicana de Futbol que muchas de las leyes mexicanas se las pasan por el arco del triunfo. Damm fue transferido de Pachuca a los Tigres y por lo tanto debería recibir, conforme a lo que establece el Capitulo X, articulo 296 de la Ley Federal del Trabajo en lo relativo a los deportistas profesional  que dice lo siguiente: Artículo 296. La prima por transferencia de jugadores se sujetará a las normas siguientes: I. La empresa o club dará a conocer a los deportistas profesionales el reglamento o cláusulas que la contengan; II. El monto de la prima se determinará por acuerdo entre el deportista profesional y la empresa o club, y se tomarán en consideración la categoría de los eventos o funciones, la de los equipos, la del deportista profesional y su antigüedad en la empresa o club; y III. La participación del deportista profesional en la prima será de un 25%, por lo menos. Si el porcentaje fijado es inferior al 50%, se aumentará en un 5% por cada año de servicios, hasta llegar al cincuenta por ciento, por lo menos. La operación fue de 120 millones de pesos, por lo tanto, deberá recibir, por lo menos, el 25%. Equivalente por encima de los 20 millones de pesos. Pero, si Jürgen acude a conciliación y arbitraje lo desafilian. La única alternativa que tiene es que los Tigres cuando vayan a pagar la transferencia rebajen el porcentaje que le corresponde al jugador. Ya pasó en alguna ocasión cuando Octavio Mora fue transferido al Cruz Azul en la temporada 1993-1994, la directiva antes de pagarle a Leones Negros descontó el porcentaje correspondiente al futbolista. Obviamente, los dirigentes universitarios se molestaron pero, la respuesta de los azules fue que no querían tener problemas con el jugador. Sabia decisión. Ahhh, pero todavía no existía el nefasto “pacto de caballeros”. Lo que rescato de este caso fueron las denuncias de Damm ya que mencionó que Pachuca no es la organización modelo que muchos piensan puesto que a todos, absolutamente a todos los jugadores transferidos los ha tratado igual, o sea, los ha robado. No obstante, lo anterior se podría evitar con una organización sindical independiente. Cosa que lo veo difícil ya que el futbolista es el ser más egoísta que sólo grita cuando le perjudican en el bolsillo. No tienen conciencia de clase, son individualistas.