Contragolpe

Protagonistas de la historia: América vs UdeG

La historia de las confrontaciones entre la Universidad de Guadalajara y el América es una historia protagónica del futbol mexicano. Estelarizaron dos finales, una de liga (75/76) y una de copa (90/91); varias liguillas y hasta una fenomenal bronca que fue ampliamente difundida por Televisa ya que se consideraron agredidos luego de que Ricardo Chavarín respondió a las burlas de Toño de la Torre con un patadón en la panza. Fue un partido celebrado el 7 de octubre de 1978 en el Azteca. UdeG debutó en la Primera División el 14 de julio de 1974 justamente contra el América; la última ocasión que Leones Negros le ganaron a los Cremas fue en el torneo 1990/91 jornada por la mínima diferencia con gol de David Cortes el 17 de febrero de 1991 en el Estadio Jalisco; La última ocasión que se enfrentaron fue el 8 de enero de 1994 también en el Jalisco y terminaron empatados a cero goles. Sin embargo, los juegos más significativos fueron los que protagonizaron en la final 75/76. En la ida ganó el América por 3-0 con una jugada bastante sospechosa que pudo inclinar la balanza para los universitarios. Chavarín metió un legítimo gol que nunca se supo por qué el árbitro Marcel Pérez Guevara lo anuló. Era la ventaja. Posteriormente todo el partido fue para los capitalinos. Para el segundo encuentro el daño ya estaba hecho. 

Engreído.- Porque me lo piden, pero hoy no seré quien hable del Canelo. Cedo el micrófono a Edgar Valero de Radio Fórmula. “Por eso el boxeo actual es un asco. Del Canelo, aquel jovencito entrón, con carisma, con carácter, sólo queda un chamaquito engreído por el dinero, por una fama mal ganada, que, eso sí, produce mucho dinero para todos aquellos que le celebran las farsas de sus peleas, y seguirán siendo mientras los Reinoso no acepten que ya no tienen nada que enseñarle, un peleador del montón, no el gran campeón que aspiraba, antes de que las manos más sucias del boxeo lo tomaran y comenzaran a fabricarle una farsa de historia. Sí puede decir que ha ganado mucho dinero, pero qué pena que sea dinero sucio, ni siquiera ganado con un poco de dignidad de deportista. Lo veo hoy, más como un fraude, que como un gran campeón. Eso, eso nunca va a conseguirlo, o no mientras viva engañando hasta por su espejo que en las mañanas le dice, lo que el niño bonito quiere escuchar”... No soy el único que habla de su realidad.  

 

delacruzraul@hotmail.com