Contragolpe

Oscar de la Hoya engaña al 'Canelo' Álvarez

Lo recuerdo muy bien porque me pidieron convocara a rueda de prensa porque Oscar de la Hoya vendría a negociar el contrato del Canelo Álvarez, era el 2010. Don Rafael Mendoza, entonces su representante, después de la pelea contra Lanardo Tyner en Tepic, había decidido retirarse del equipo por diferencias con los Reynoso. Previo a esa rueda de prensa, el gobernador de Nayarit Roberto Sandoval reunió al Chepo Reynoso y su hijo con Jorge Kahwahi y Fernando Beltrán. Sin embargo, Oscar de la Hoya ya había adelantado propuestas para representar al entonces invicto peleador tapatío. De la Hoya sabía perfectamente que estaba firmado con All Star Boxing, tal y como se reveló con documentos durante el juicio. Entonces se reúnen Mendoza, Félix Zabala, Eric Gómez  y De la Hoya, éste pregunta la cifra para liberarlo; 250 mil dólares responde Zabala. “Que quede en 200 mil y te pago 20 mil por pelea”, propone Oscar. Aceptada. Se dan la mano y ahí mismo el olímpico promete un bono de un millón de dólares para el Canelo por firmar el contrato. Nunca pagó ni la cantidad acordada ni tampoco el bono para el peleador. Y durante el juicio salieron elementos sumamente interesantes como lo consigna ESPN: “El martes 7 de junio, día en que se leyó la declaración escrita de Rafael Mendoza, donde también depuso el contable forense Carl Feddi, quien alegó que Álvarez pudo haber generado de 2010-15, 323 millones 444 mil 601 dólares, se mencionó que el originario de Guadalajara recibió un bono de 15 millones al renovar su contrato en 2015 con Golden Boy Promotions. De ese bono, Canelose supone que ya recibió cinco millones de dólares y aún le quedan otros diez para pago a plazos; sin embargo, en su contrato existe una cláusula en la que el promotor – en este caso De la Hoya- se reserva el derecho de pagar el bono de perder un pleito legal en común, precisamente como el acontecido el pasado lunes”. Es decir, el único que ganó fue el promotor, quien tiene una serie de antecedentes plenos de engaños y mentiras. Se puede entender que sus abogados dirigieron la defensa conforme a los intereses de la empresa. Hay bastante diferencia entre los 250 mil y los ocho millones que por mitómano tendrá que pagar. Si hay inteligencia, lo dudo, el Canelo deberá reflexionar sobre el rumbo de su carrera, aún está joven y le puede dar un giro de 180 grados y porqué no, hacer una empresa familiar donde Rigo, su hermano mayor, sea el principal administrador.

delacruzraul@hotmail.com