Contragolpe

Nooo, ¡pues sí! ya somos campeones del mundo

Antes de hablar del partido de México en el Mundial, voy a contestar una pregunta del aficionado al boxeo que se comunicó a través del correo electrónico. Dicho lector sospecha un arreglo fraudulento en la pelea Cotto-Martínez. No lo creo. Tengo conocimiento que durante el primer round sufrió una distención de ligamentos. Lesión que ocultó el argentino para que no se prestara a malas interpretaciones. Lastimado de sus piernas, Martínez salió con protecciones, que si bien lo protegieron, no le dieron la fuerza que requería para vencer al puertorriqueño Cotto.Apenas salió de una fractura en la mano izquierda en su pelea anterior, los años ya le cobraron factura. Respeto su determinación pero el tiempo es implacable.

 ¡Campeones del mundo! Noooo posss si, entiendo que las televisoras y sus jilgueros están en su papel. Expresan un degenerado patriotismo que cae en la manipulación. El  mentado Tri ganó y ganó bien contra un rival que en lo personal me decepcionó, esos Leones Indomables resultaron unos asustados gatitos y los ratones los superaron, más por entusiasmo que por condiciones técnico tácticas. México no enseñó nada de otro mundo. Venció a un rival que soslayó la capacidad de los mexicanos y que se preocuparon más por el dinero y por los aspectos extra futbol. Habían realizado un buen partido amistoso contra Alemania. Pero justamente era eso: amistoso. Por desgracia tuve que ver el partido con audio porque me encontraba en casa ajena. Qué descarada manipulación y que narradores tan limitados intelectualmente. Confieso que tenía bastante tiempo que no escuchaba tanta pendejada. Sostengo que tiempos pasados fueron mejores en el campo de narración futbolera. Supongo que don Ángel Fernández, Fernando Luengas, Fernando Marcos, entre otros, desde el cielo estarán trinando de coraje con tan vulgares imitadores. Estos patrioteros de pacotilla no narran, gritan y condicionan a los escuchas para modificar conductas. De ninguna manera se justifica que alienten el festejo desmesurado, el festejo anticipado. Todavía faltan dos partidos fundamentales. Respetable quienes acuden a la Minerva, están su derecho porque sólo van al desmadre.

Holanda impresionante.- Cosa contraria fue la demostración de Arjen Robben y Robin van Persie, quienes literalmente borraron a los campeones del mundo. Estupenda exhibición de coordinación en todas sus líneas con unos desplazamientos incomparables y una contundencia de envidia. Holanda demostró ser un serio aspirante en un Mundial plagado de manifestaciones e inconformidades sociales, por cierto cobardemente ignoradas por los canales televisivos.