Contragolpe

México una cultura de corrupción

Este país tan convulsionado por una cultura de corrupción, tan lastimado por la fuga de un delincuente, tan vilipendiado porque tiene un presidente ignorante, tan, tan y muchas cosas más. Entiendo muy bien que el hubiera no existe. Pero qué hubiera pasado si Andrés Guardado recibe la instrucción de fallar el penalti que anotó contra Panamá, ¿qué hubiera pasado? México no estaría en la final de la “Copa Robo de la Concacaf”, sin embargo, tuviera el reconocimiento mundial de juego limpio, honestidad, caballerosidad y hubiera exhibido al silbante Geiger como pendejo y mala leche, quien por cierto sus antecedentes no son del todo honorables. El mensaje de Guardado y los ratones no solamente se hubiera particularizado al ámbito deportivo, sino en todas las esferas de la sociedad. México precisa de modelos de identificación, de reiterados ejemplos de honestidad de gritarle al mundo que no todos somos tramposos, ni ignorantes, ni corruptos, que por lo menos en el futbol todavía hay una pizca de honestidad.  Pero sería pedirle peras al olmo con un entrenador bastante limitado de valores y de conocimientos deportivos; con unos jugadores gandallas, egoístas y poco solidarios. Ahh, pero muy “dignos” contra los medios de comunicación. El penalti anotado por Andrés es un reflejo de nuestra cultura del gandallismo, de esa corrupción impregnada socialmente en todos los ámbitos; ese penalti nos retrata ante el mundo como tramposos (caso de los cachirules 1989); ese penalti es una vergüenza nacional. No obstante, ese penalti se encuentra por encima de los interés deportivos, la Concacaf y su “Copa Robo” padece una crisis de credibilidad ya que varios de sus integrantes están acusados de corrupción y no es lo mismo, desde el punto de vista económico, una final sin la presencia de los Ratones.

Leones Negros

En respuesta a reiteradas preguntas por la vía electrónica sobre las posibilidades de la UdeG en la División de Ascenso. Por única vez responderé. Daniel Guzmán y su equipo de trabajo es garantía en la banca, tengo mis dudas con la integración del plantel. Empero, habría que hacer una reflexión sobre los equipos descendidos. León descendió en 2002 y regresó diez años después; Irapuato, Tecos y Veracruz descendieron para desaparecer; Correcaminos desde que descendió en 1995 no ha regresado, al igual que Celaya (2003), San Luis (2004) y Atlante (2014); Necaxa ha sido el único equipo que descendió (2009) y al año ascendió (2010), sólo doce meses le duró el gusto. La División de Ascenso es una categoría bastante competitiva y no es fácil ganarse el boletó de la Liga MX.

 

delacruzraul@hotmail.com