Contragolpe

México y Puerto Rico, una histórica rivalidad

Normales los dimes y diretes cuando una pelea carece del interés. Cierto, existe rivalidad entre México y Puerto Rico en materia de boxeo, pero de ahí a que Cotto y Canelo representen a lo mejor del boxeo de ambos países es bastante cuestionable. En lo personal considero que Miguel Cotto no tiene más elementos boxísticos que, por ejemplo, Edwin Rosario, a quien le decían el César del boxeo; o Feliz Trinidad, Wilfredo Benítez, Sixto Escobar, Wilfredo Gómez, quien en su tiempo fue verdugo de varios mexicanos, pero llegó Salvador Sánchez y lo puso en su lugar. Tal vez, lo mejor de Cotto fue el triunfo contundente sobre Antonio Margarito, que lo dejó con la cara desfigurada. Es decir, a lo largo de la historia, México y Puerto Rico han disputado el campeonato mundial en 105 ocasiones. Los boricuas tienen 55 victorias a cambio de 47 por parte de los aztecas, además de un empate y dos combates sin decisión (No Contest). Números que avalan lo parejo y reñido de la rivalidad. Además de títulos, se juegan el prestigio de dos grandes escuelas del boxeo internacional. Y qué decir de los grandes peleadores mexicanos que han enfrentado a puertorriqueños como Carlos Zarate, Kid Azteca, Salvador Sánchez, Julio César Chávez, Óscar de la Hoya, Pipino Cuevas, Orlando Salido, Antonio Margarito, Ricardo Finito López, Francisco Vargas y Giovani Segura, ¡Ufff! Frente a estos monstruos del deporte de las orejas de coliflor, el Canelo no les sirve ni para amararles las cintas. Hay que ubicarse. Aparte de Cotto, el problema del Globito de los Aztecos será, como hace varios años, la báscula, ya que un mes antes de la pelea registró 168 libras y la contienda está pactada 155 lbs, es decir, ¡estaba a 13 libras del límite! No es un asunto menor y Cotto no es ni el Perro Angulo, Erasndy Lara o Josesito López, a quienes les tuvo que pagar el exceso de tonelaje. Ya lo dijo el boricua, no cederá y si no da el peso, pierde la pelea. Por cierto, será el mes de febrero cuando se lleve a cabo el juicio por la demanda de All Star Boxing contra el Canelo, sus alcahuetes y Oscar de la Hoya. Cansada de tantas tácticas dilatorias y al no llegar a un acuerdo, la jueza determinó integrar el jurado y darle curso al problema, al fijar la segunda semana de febrero para iniciar el juicio. Ya no hay de otra. Más de cinco años de espera y dicen: "el que persevera alcanza", ¿será?

delacruzraul@hotmail.com