Contragolpe

Loretha Linch los quiere en la cárcel

No se anduvo con medias tintas la fiscal de los Estados Unidos, Loretha Linch, y mandó detener a varios dirigentes de la FIFA: "La dimensión de estas prácticas de corrupción es inconcebible y el mensaje es que cualquier individuo culpable que se mantiene en las sombras, esperando evadir esta investigación, no escaparán a nuestro foco", advirtió. Dijo que ya buscan que sean extraditados los presidentes de CONCACAF y CONMEBOL, Alfredo Hawit y Juan Ángel Napout, a lo que en principio se negaron. También trabajan para lo mismo con otros acusados en otros países. Recordó que el esquema de corrupción empezó en 1991 y abarca dos generaciones de directivos que en sobornos movieron cerca de 200 millones de dólares, informó MILENIO el viernes pasado. Lo curioso del caso es que detuvieron a 16 directivos de varios países latinoamericanos, bueno, hasta un ex presidente de la república. Insisto en lo curioso, ninguno de ellos es mexicano. Ahora resulta que uno de los países más corruptos del mundo no tiene material de exportación en el futbol internacional. Sospechoso. Pero también es de llamar la atención la renuncia de Justino Compean días antes de la primera detención. Y hoy es firme candidato para ocupar la silla presidencial de la CONCACAF. En el ámbito del balompié nacional es conocida la estrecha relación de Compean con varios promotores.

El boxeo en la mira

Sin embargo, la justicia norteamericana preocupada por tantas y tantas decisiones "polémicas" en el boxeo, ha entablado una profunda investigación a través de la Federal Bureau of Investigations (FBI), según se dio a conocer en círculos periodísticos ingleses. La fiscal norteameriacana Loretha Linch tiene en la mira a jueces, peleadores, mánagers, televisoras, organismos, pero sobre todo a empresas promotoras. Es evidente la molestia luego de tantas decisiones "controvertidas" que dejan un mar de dudas y donde está en juego una gran cantidad de dólares. Razón no le falta a la fiscal, ya que a través de los años una buen cantidad de promotores y organismos se han embolsado grandes sumas y, para no ir más lejos, hay que remitirnos a lo que sucedió en la pelea entre Saúl Canelo Álvarez y Miguel Cotto; Juan Manuel Márquez y Manny Pacquiao en Las Vegas; Lewis vs Holyfield el 13 de marzo de 1999 y Whitaker vs Julio César Chávez celebrada el 10 de septiembre de 1993, donde fue bastante claro el triunfo del norteamericano pero los jueces determinaron empate. Por el bien del boxeo, urgen los resultados de esa investigación, es necesario que los corruptos terminen en la cárcel.

delacruzraul@hotmail.com