Contragolpe

Listo el batallón de fusilamiento

¡Albricias! Ya encontramos al culpable del “fracaso” de los mexicanos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. De hecho los diputadetes y uno que otro senador ya dispusieron llevarlo al paredon. Tiene que comparecer el desgraciado, de Alfredo Castillo, para que explique por qué no se obtuvieron medallas. ¡Noooo, pooss siiii! En serio, lo que resulta curioso es que los actores de la política solamente se ocupan del deporte en tiempos olímpicos porque saben del capital electoral que representa. Los Juegos Olímpicos, en materia de resultados, nos ubican en el lugar que nos corresponde. Tampoco son un reflejo de la vida nacional como se ha insistido en diversas instancias. El deporte en México y la falta de resultados es producto de los conflictos prevalecientes en su admistración. Lo explico. La Conade es la instancia que se ocupa de la preparación de los atletas y que para tal efecto invierte cerca de 4 mil millones de pesos anuales de los cuales en su mayoría son canalizados para las federeciones, dicho sea de paso, algunas de ellas son una cueva de ladrones. Durante los Juegos Olímpicos la instancia responsable de la logística, viajes y uniformes es el Comité Olímpico Mexicano, incluso para acreditarse se tiene que recurrir al COM. Espero aclare algunas dudas porque durante los juegos se han dicho una serie de barbaridades que no corresponden a la realidad. Un país con educación y cultura del deporte tiene mayores posibilidades de medallas y lo ejemplifico de la siguiente manera: Estados Unidos para estos juegos inscribió poco más de 500 deportistas. Hasta el 19 de agosto había obtenido 100 medallas entonces ¿fracasaron los otros 400 atletas? Hay que ser justos la delegación mexicana ha sido competitiva, estableció diferentes marcas y apareció en pruebas que jamás en la historia había concursado. Que no supieron defender lo que habían logrado. Totalmente de acuerdo, sobre todo, los clavadistas pero tampoco podemos soslayar que fueron mal calificados. En Juegos Olímpicos van los atletas de élite, los mejores del orbe donde los errores no tienen cabida. El asunto no pasa solo por el desempeño de los deportistas es un problema que precisa de un análisis mucho más profundo donde deberían estar involucradas todas las instancias del gobierno, fundamentalmente la secretaría de educación. Me parece absurdo que el asunto del deporte nacional solamente les preocupe durante los Juegos Olímpicos, sobre todo a los oportunistas del ámbito político.

delacruzraul@hotmail.com