Contragolpe

Leones Negros, referente del basquetbol

El basquetbol, sin lugar a dudas, fue el precursor del deporte en la Universidad de Guadalajara desde aquel mítico equipo de medicina que arrasó a principios del siglo XX hasta los Leones Negros de la década de los ochentas. Cuentan que el equipo de medicina era tan bueno que le ganó en una gira a los Globetrotters. Sin embargo, los momentos de grandeza los vivieron bajo la dirección del Dr. Ramiro Genio Vázquez. Antes se habían convertido en "el ya merito" del baloncesto con El Flaco Romo. Pero con la integración de una nueva generación de jugadores forjados en la universidad y con la inclusión de tres excelentes jugadores extranjeros, Leones Negros ganó su primer campeonato el 17 de diciembre de 1989 al vencer en una serie final a los Coras de Nayarit, por cierto, dirigidos por el Flaco Romo. En 1990 volvieron a la final, pero la perdieron ante los Dorados de Chihuahua, pero para 1991 se sacaron la espina y tomaron revancha para ganar el campeonato del Circuito Mexicano de Basquetbol en un abarrotado Auditorio Benito Juárez en Zapopan. En 1992 y 1993 llegaron a las semifinales y para 1994 regresaron a los primeros planos; calificaron a la final, pero los Tecos se niegan a jugarla y en unilateral decisión, Cimeba le regala el título a los plumíferos. De ahí en adelante, el basquetbol mexicano se dividió en dos ligas y decrece considerablemente su calidad. Esa época la recuerdo muy bien porque transmití para Radio Universidad todos los juegos y me acuerdo de excepcionales jugadores como Palmita González, Diablo Castellanos, Chango López, Francisco Javier Vega, Mochis Ruiz, Nazi Sánchez, Chino Wong, Toño Alvarez, Guicho Palomino, Alejandro Gaytan, Kiko Sustaita, Enrique Zúñiga. De los extranjeros destacó a Arthur Rayo Thomas, Williams Alexander, Ed Houson y Gerard Padio, y ¿por qué no? habrá que darle el mérito que le corresponde a Víctor Ramírez Anguiano, entonces director del Departamento de Cultura Física, ya que fue quien integró el equipo junto a Ramiro Vázquez. Entonces se trató de una época memorable para este deporte. El Coliseo Olímpico siempre lució pletórico porque era un auténtico espectáculo observar la magia de todos los jugadores mencionados. Por desgracia, la envidia y todas las perversidades del ser humano se impusieron y le dieron en la madre al basquetbol. Bien pues, para los nostálgicos, este sábado en el Coliseo Olímpico regresan los Leones Negros y durante el evento se hará tributo a dos grandes del baloncesto universitario: Alejandro Cachis Medina y Luis Fernando Chino Wong. Por ahí nos vemos para recordar viejos tiempos.

delacruzraul@hotmail.com