Contragolpe

Fraude, ignorancia y delincuencia en el boxeo

La muerte de Oscar Fantasma González obliga a la reflexión sobre lo complicado y peligroso del boxeo. Se trata de la muerte de un peleador y me resisto a calificarle como un mero accidente. Cualquier acto de esta naturaleza tiene su causa. En la mayoría de los casos cuando se habla de accidente es para tratar de justificarse. La muerte de un ser humano no es fortuita, tiene sus razones, en el boxeo, con mayor justificación porque se trata de un deporte de contacto que debería contar con mayúsculas precauciones. Lo ideal sería que todos y cada uno de los peleadores contara con un historial clínico realizado por instituciones de prestigio. Y que los gimnasios tuvieran un departamento médico responsable de las evaluaciones, tal vez con un técnico en urgencias médicas sería suficiente. Sin embargo, sucede todo lo contrario. Ojalá y las autoridades competentes, direcciones de padrón y licencias, servicios médicos municipales y hasta la secretaría de salud, Code Jalisco como organismo regulador del deporte, revisaran las condiciones en que se encuentran la mayoría de los gimnasios de la zona metropolitana. Son auténticos cuchitriles, sanitariamente dejan mucho que desear y los convierten en focos de infección. No obstante, lo más grave es que no existen historiales clínicos, muchos de los peleadores jamás han sido sometidos a exámenes médicos de calidad. A lo mejor las comisiones se justifican con un miserable examen “médico” realizado por un médico general que poco o nada sabe de este deporte en el mejor de los casos, pero qué sucede cuando se autorizan pases de salida sin autorización o en su efecto con firmas alteradas como denuncian Isaac Guerra y José Luis González en investigación realizada en www.boxaldia.com. En las comisiones se hacen muchas trampas, alteran firmas, permiten que un boxeador pelee hasta tres veces al mes con nombre distinto, favorecen a managers sin escrúpulos, permiten funciones y peleas ilegales y desiguales, y muchas de ellas, trabajan como empleadas de promotoras y representantes. Conozco un delincuente que se dice presidente de una comisión que tramita permisos para venta de cerveza, manda diseñar e imprimir los boletos de las funciones y consigue los permisos del ayuntamiento y cobra a sobre precios. Me comentan especialistas en neurocirugía que muchas de las muertes en el ring se pueden prevenir con un ordenamiento integral de todas las instituciones involucradas. Todo es cuestión de orden. Es decir, se deben realizar estudios clínicos de acuerdo a la disciplina deportiva, en el caso del boxeo deben ser más rigurosos.