Contragolpe

Cristina Solórzano se tardó en despedirlo

El daño ya está hecho. El boxeo local navega en la incertidumbre porque el anterior sinvergüenza que lo manejaba lo dejó hecho trizas. La regidora panista, Cristina Solórzano, quien sabe por qué tipo de intereses lo dejó en el cargo más de la cuenta, a pesar de la infinidad de denuncias sobre malos manejos en dicha comisión de box. La panista no se dio cuenta que desde hace mucho tiempo las empresas boxísticas dejaron de organizar funciones porque no querían tratos ni muchos menos hacer negocios turbios; la regidora no se dio cuenta que muchos de los recursos producidos por la comisión no llegaban a las arcas municipales, de eso más la señora regidora no se dio cuenta. Hasta que dijo: ¡basta! Y lo destituyó. Ante tal situación, Solórzano se fue por la más fácil y designó en el cargo al titular de la Comisión de Lucha Libre, Francisco Gaytán, mejor conocido como Flash. Como era de esperarse encontró un verdadero desastre, una anarquía total. El problema para Gaytán es que la regidora mantuvo en el cargo a los delegados que había llevado el anterior sinvergüenza, y como consecuencia se presentaron anomalías en la función celebrada en el Coliseo Olímpico de la UdeG recientemente. Por supuesto que Flash viene con las mejores intenciones y para tal efecto organizó reunión con managers. Obviamente se presentaron los mismos vividores que le han hecho tanto daño al boxeo local. Andan como perros rabiosos buscando ser tomados en cuenta para llegar a la presidencia y meter a sus cuates. Este deporte precisa de gente preparada y experimentada. Se requiere un  proyecto de organización para que las grandes empresas regresen a Guadalajara y para que los peleadores se sientan seguros de que serán regulados por una comisión honesta. Ahora viene la expectativa con las nuevas autoridades donde tengo mis reservas, ya que los “libres ciudadanos” no se han caracterizado porque les importe el deporte. Habrá que esperar cómo se reparten el pastel para saber quién llega a la regiduría de espectáculos. El problema llegó a niveles lamentables, donde se puso en riesgo la integridad de los boxeadores. En muchas ocasiones se lo comenté a Ramiro Hernández, incluso lo hablé con Aristóteles Sandoval tanto como presidente municipal como gobernador. Nunca hubo respuesta. Por fortuna no pasó algo lamentable. Conservo mis reservas con relación a quién podría el indicado para presidir dicha comisión, pero por qué no pensar en una mujer. En otros lados, ha dado buenos resultados. Ojalá y ahora no se equivoquen.

 

delacruzraul@hotmail.com