Contragolpe

Congreso mujer y deporte

En ocasión del Congreso Mujer y Deporte que tendrá verificativo los próximos días 22 y 23 del presente en el Centro Universitario de los Altos (Tepatitlán) de la UdeG mi amigo Jorge Dávalos me preguntaba sobre la discriminación de la mujer en el periodismo deportivo. Mi respuesta fue contundente. Por supuesto, respondí: hay discriminación y abuso laboral, en algunos casos, sexual. Sus oportunidades son bastantes limitadas y cité que por ejemplo en la mayoría de las redacciones su presencia es mínima. Para algunas estaciones de radio la mujer no existe en su equipo de deportes; en la televisión, en su mayoría, son objetos de exhibición. Lo ejemplos son más que evidentes en los espacios nacionales donde proliferan “las buenas” sin inteligencia. Se supone que para el ejercicio periodístico se deben cumplir distintos perfiles. Para estar en televisión se necesita imagen para “vender”, para radio buena dicción, buena voz y capacidad de improvisación, para prensa se evalúa la redacción, ortografía y sintaxis. ¿Y cuál es el problema? Por experiencia sustento que tanto el hombre como lo mujer tienen las mismas capacidades. Incluso, sostengo que la mujer es más disciplinada, responsable, minuciosa, pero sobre todo, más leal. Me puedo jactar que mientras tuve responsabilidades de mando jamás negué oportunidad para ninguna y la mayoría de ellas en la actualidad se encuentran vigentes con éxito en sus espacios. Establecí una política de cero discriminación laboral y puedo asegurar que las mejores notas fueron de mis compañeras. El único problema que encontré con ellas fue la autocensura. Ninguna me puede acusar de censor como editor por el contrario fomenté la libre expresión. Son muchas las vivencias y anécdotas que viví en las redacciones, fueron bastantes las luchas periodísticas que sostuvimos y lo más importante es que todavía mantengo una excelente amistad con todas ellas. Jorge también me preguntaba sobre las pioneras y claro que recuerdo a Ivette Hernández, Marichuy González en primera instancia, luego Daniela Geomar Neri, Ruth María Rodríguez Barba, Sonia Serrano, Cecilia Márquez quienes se enfrentaron a miles de obstáculos para el ejercicio de su vocación. También me preguntó si alguna vez reprendí alguna. Claro. Pero fueron más los regaños y despidos para los compañeros. Recordé aquel reportero que tenía la orden de cubrir una rueda de prensa. Dicho evento se canceló el mismo día, sin embargo el despistado reportero me entregó la nota con pelos y señales de la misma. Nunca se dio cuenta que la habían pospuesto. Inventar una nota es causa de despido. Hoy es una estrella televisiva. 

 

delacruzraul@hotmail.com