Contragolpe

Carta abierta para Paco Cárdenas

Estimado Paco, por anticipado un cordial saludo acompañado de una sincera felicitación. Aunque ya no me encuentro en las trincheras del reporteo cotidiano he seguido con atención las batallas que tú, y el grupo de 24 valientes, continúan sosteniendo contra todos los órdenes establecidos de la impunidad y el viciado sistema judicial del país. Tengo la plena certeza de que la razón les asiste y los quiero felicitar por el ejemplo de dignidad para toda la sociedad. Hombres como ustedes son contados con los dedos de las manos. El Club Deportivo Guadalajara les pertenece. De ahí la heroica de su batalla que inició desde el 30 de octubre del 2002 cuando fueron objeto de un auténtico atraco orquestado por traidores de la institución. Me recuerda unas notas de Alfredo Zitarroza: “Un traidor puede con mil valientes”. ¡Uno solo! Lo que pudieron hacer ¡tres! Que los cita Manuel Morán en su texto “La Puñalada”. Por cierto, un libro que relata toda la historia del atraco con nombres, pelos y señales. Aunque Manuel no lo dice abiertamente en esta “conspiración”, tuvieron una participación abierta algunos periodistas “connotados”, uno de ellos generalmente se autodefine como un apóstol de la comunicación totalmente incorruptible. ¡Basura! Lo sé, porque en aquel entonces me invitaron para seguir la línea de Jorge Vergara en el ESTO Jalisco, periódico que editaba y que dirigía. Nunca acepté y todo lo que se publicó estuvo apegado a los hechos tanto de una parte como de la otra. A la distancia observo, mi querido Paco, la estoica pelea de ustedes y para los “sucios con certificado”, así los bauticé.  La dignidad es una cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen ni degraden. Seis millones de pesos fue el precio de la dignidad de los sucios. Ellos tienen tres pesos de más, pero por siempre vivirán con la vergüenza de haber traicionado su institución. Como dice Manuel: “pudo más la ambición que la institución”. El tiempo es tan generoso que poco a poco ha puesto en su lugar a cada quien. Tengo la seguridad de que el tiempo les dará la razón. Entiendo que la carrera será todavía más larga porque están involucrados intereses, más políticos que económicos. Reitero mi solidaridad, ustedes son un ejemplo. Un abrazo. 

 

delacruzraul@hotmail.com