Contragolpe

"Canelo" sostiene la batalla más difícil de su vida

Pero no es en el ring, es en los tribunales de Miami, Florida, por la demanda que interpuso la empresa All Star Boxing (ASB) de Felix Tutico Zabala por incumplimiento de contrato desde el año del 2010. ASB fue la promotora boxística que lo promovió en sus inicios, ellos se encargaron de realizar las negociaciones para que fuera una estrella más de Televisa y cuando llegó a la mayoría de edad lo llevaron a debutar en los Estados Unidos contra Larry Mosley, el 24 de octubre de 2008 en el Morongo Casino de Cabazon California y ante Raúl Pinzón el 5 de diciembre del 2008, en Miami. Por aquel entonces, Oscar de la Hoya no cesaba en buscar a Rafael Mendoza, entonces representante del Canelo, para establecer un convenio para integrarse en la promoción del boxeador, al respecto tengo en mi poder una grabación telefónica que lo constata. A grosso modo son los antecedentes de las razones por las cuales se estableció dicha demanda. Después de seis largos años, el lunes pasado inició el juicio con la integración del jurado, eligieron 10, de 75 personas. La jueza Migna Sánchez-Llorenz inició las deliberaciones preliminares con la selección. En un alarde de soberbia el Globito de la TV llegó acompañado de sus improvisados “entrenadores”, el jefe de prensa, el alcahuete de Oscar de la Hoya, Eric Gómez, el promotor y su abogado. Por el otro lado, solo Tutico Zabala y su representante legal Alejandro Brito, de la firma Zarco Einhorn Salkowski & Brito, P.A. Ya no hay marcha atrás y la jueza estima que el periodo del juicio será de dos a tres semanas y partir del próximo lunes los involucrados se van al banquillo de los acusados. Es decir, tanto el Canelo, como Oscar de la Hoya y Tutico Zabala tendrán que responder bajo juramento las interrogantes de los respectivos abogados. Por cierto, me informan que el abogado del Canelo es una persona de la tercera edad que era asesor de quienes iniciaron su caso y que luego renunciaron porque, según ellos, era un caso perdido. ¿Pero cuáles son los motivos de Zabala para continuar con la demanda? Me respondió: “Se piensa, es un caso por dinero, lo que queremos es que exista un precedente y que se respeten los contratos en el boxeo. ¿Qué cuánto es lo que nos merecemos porque no se haya respetado un contrato?, eso se sabrá después”. Aunque tampoco hay que descartar razones monetarias, son muchos millones de dólares en juego. Extraño el silencio cómplice de ciertos medios locales.

delacruzraul@hotmail.com