Charrería al día

Que se sepa la verdad

Continúa la gran controversia con los aspirantes a organizar el Congreso y Campeonato Nacional Charro 2016.

León, Guanajuato, fue el primer candidato en arrancar fuerte su campaña, cumpliendo con todos los requerimientos que exigen los Estatutos de la Federación Mexicana de Charrería (Fmch), y dándose el lujo de que su gobernador, Miguel Márquez Márquez, hiciera acto de presencia para solicitar y avalar el evento.

Más tarde, Tijuana, Baja California, manifestó su interés a través de su PUA, Víctor Manuel Bowser Miret, quien fungiría como presidente del Comité Organizador, haciendo su propuesta para obtener la preferencia de la charrería federada.

Después, Chiapas registró su candidatura, y a pesar de haberlo hecho fuera de tiempo, sin el más mínimo respeto y en contra de las otras dos entidades, el presidente de la Fmch, Miguel Pascual Islas, el secretario general Arturo Marín Alcántara y el asesor logístico Sergio Cuevas, aceptaron la inscripción y la sumaron a las otras dos campañas.

Finalmente, a pesar de llevar la delantera y tener una aceptación mayoritaria, León, Guanajuato, se retiró por el descarado aumento de la fianza del Cuaderno de Compromisos; ¡pero eso no fue todo!, ya que el pasado 27 de agosto, durante la Junta Nacional de la Federación, Tijuana, Baja California, fue descalificada, porque según Arturo Marín, no cumplió con el artículo 137 de los Estatutos de la Federación Mexicana de Charrería.

Ante esta situación, el pasado 2 de septiembre, el Comité de Campaña de Tijuana hizo pública una carta dirigida a toda la charrería federada.

El primer párrafo dice textualmente: “En la Asamblea Nacional del pasado miércoles 27 de agosto, la charrería mexicana vivió uno de los episodios más dramáticos, en los que se puso en juego la palabra y el honor, no solo de la Mesa Directiva, sino de los Presidentes de las Uniones que se dieron cita”.

Más adelante explica que según la Comisión Revisora de Sedes, Baja California no reunía las condiciones, cuando en realidad el Comité de Campaña sí lo había hecho; sin embargo, Arturo Marín lo sometió a votación y la mayoría de los PUA apoyaron la continuación de esta campaña, pero no se les tomó en cuenta.

También menciona que el secretario general leyó un documento donde decía que, según los Estatutos de la Federación, Baja California quedaba descalificada; volvió a someter la decisión a votación, y siendo apoyada por la mayoría para que continuara esta campaña, la refutó por segunda ocasión, y fue entonces cuando Víctor Manuel Bowser, en forma entendida y aplaudida, se retiró y renunció al cargo de PUA de su entidad y a la presidencia del Comité de Honor y Justicia.

En otro párrafo más adelante subraya: “Tiempo y forma, plazos y términos, tal parece que son conceptos jurídicos que no existen en la FMCH, porque la decisión de que Chiapas sea sede del LXXII Congreso y Campeonato, ha sido impuesta, y digo impuesta porque no ha sido de otra forma, pese a que Marín Alcántara diga que se actuó conforme al estatuto”.

“Es necesario que los charros se percaten de cómo sucedieron las cosas, que legalmente solo había dos candidatos por haberse registrado en tiempo y forma, Guanajuato y Baja California”.

Definitivamente, esto seguirá dando mucho de qué hablar, así que estaré muy pendiente de las reacciones que se susciten.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com