Charrería al día

Tres responsables en el proceso

Es más que lamentable confirmar la profunda crisis que se está viviendo en la Federación Mexicana de Charrería (Fmch) por motivo del proceso electoral para elegir a su próximo presidente para el cuatrienio 2016-2020; comicios en los que solo están participando dos candidatos, Leonardo Dávila Salinas y Édgar del Bosque Amador.

Desde el principio, esta contienda marcó una gran diferencia, ya que por iniciativa propia, Del Bosque inició su precampaña antes de tiempo, pasándose por el arco del triunfo los estatutos de la Fmch y generando una candidatura viciada de origen.

Por otro lado, desde que se instaló el colegio electoral salieron a la luz pública diversas irregularidades, entre ellas y la más grave, el doble estatuto que manejaban y utilizaban según convenía a sus intereses; por estos hechos, es notoria la malintencionada y parcial actitud del actual comisario de la Fmch y actual presidente del colegio electoral, Esteban González Ortiz, quien en claro y obvio contubernio con Sergio Cuevas Alemán, prosecretario de la Fmch y también representante de Édgar del Bosque, manipularon los estatutos haciendo caso omiso de los principios de legalidad y respeto hacia toda la charrería federada, que se siente engañada y burlada, ya que en la actualidad no solo les interesan las actividades deportivas, si no que ahora también se involucran en todo el sistema operativo y administrativo. 

Esteban González y Sergio Cuevas son los responsables directos del descontento generalizado, por valerse del engaño para obtener beneficios que solo les pertenecen a la gran comunidad charra. Desafortunadamente, Del Bosque Amador quiere llegar  al cargo de presidente nacional manejando y aceptando una ilegalidad propuesta por Cuevas Alemán, quien desde hace varios cuatrienios ha manejado los procesos electorales a su modo y conveniencia, ya que lo que en años anteriores aprobaba, ahora lo descalifica, a pesar de que la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme) ha estado actuando con toda legalidad y apegada a los estatutos.

Por ética, Sergio Cuevas debió renunciar a su cargo en la Fmch para representar a su candidato, ya que está siendo juez y parte en este proceso, sin embargo, en esta ocasión ocurrió, como dice el dicho, que en tierra de ciegos el tuerto es rey, ya que jamás esperó una verdadera propuesta y actitud por parte del equipo del candidato Lito Dávila, a tal grado que el comisario de la federación canceló las sesiones de trabajo del colegio electoral, ya que desafortunadamente desde hace cuatrienios anteriores González Ortiz ha sido la mano que mece la cuna para manejar a la institución a su conveniencia, pero nunca tomaron en cuenta que los tiempos cambian y los dirigentes también, pues no contaban con que ahora la Codeme está dirigida por gente de conocida solvencia moral, como José Amado Aguilar Argüelles y Alfredo Velázquez Íñiguez, director y coordinador del órgano colegiado, respectivamente, quienes buscan dignificar a su institución, ¡esto no tiene precio!

Del Bosque hizo suyas todas estas violaciones a las leyes estatutarias de la Fmch, con una campaña electoral impositiva e intimidante y haciendo uso de un terrorismo estatutario, y los resultados están a la vista de todos, así que en conclusión, los tres responsables de esta perversa campaña son: Esteban González Ortiz, Sergio Cuevas Alemán y Édgar del Bosque Amador.

Como la ley es clara y no negociable, el pasado miércoles 3 de agosto, a través del oficio 715-2016, dirigido a David Hernández González, presidente de la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD), la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) resolvió que el Consejo de Vigilancia Electoral Deportiva (Coved) se encuentra en proceso de instalación y el ámbito de competencia de la Conade es limitado, por lo tanto, faculta al CAAD para emitir la resolución, ya que es un órgano dotado de plena jurisdicción y autonomía para dictar acuerdos, laudos y resoluciones.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com