Charrería al día

“No era necesario”: Zamudio

Ricardo Zamudio Romero es un joven originario de Villahermosa, Tabasco, que lleva la charrería en la sangre, ya que tuvo la gran fortuna de nacer en una familia de charros.

Desde muy pequeño formó parte del equipo infantil Charros de Villahermosa, más tarde, junto con su familia, se trasladó al Distrito Federal e ingresó a la Asociación de Charros de La Viga, para después formar parte de la Asociación Nacional de Charros, de la que actualmente es socio.

Ha competido en dos equipos de Polotitlán, también en Tierra Bonita y Tres Ranchos; sin embargo, a pesar de estar muy apegado a este deporte, jamás dejó a un lado sus estudios, ya que en su familia la prioridad siempre fue tener una educación profesional.

Recientemente, finalizó la licenciatura en Administración de Empresas, y su deporte, que según él jamás dejará, es la charrería.

A los 11 años, participó en una competencia amistosa de charro completo, obteniendo un reconocimiento; a los 13, en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, logró el subcampeonato Nacional Infantil, en la categoría B; en Tlaxcala 2006 y Apaseo 2007 fue campeón nacional charro completo, también en la categoría Infantil B.

En la categoría Juvenil logró un subcampeonato y un tercer lugar a nivel nacional.

En una plática que sostuve con Ricardo, me comentó que en el equipo que está actualmente, es el encargado de realizar la suerte de colas, terna y manganas a pie; sin embargo, las manganas a pie son las que más disfruta y le apasionan, pero lo que más me llamó la atención es que Zamudio coincide con todos los manganeadores respecto a los cambios que se le realizaron al reglamento general de competencias charras, manifestándonos su descontento, ya que textualmente dijo:

“No estoy contento con las modificaciones; definitivamente, estos cambios no se hicieron con la intención de beneficiar al charro, ya que la charrería es un deporte de alto rendimiento que va evolucionando y van saliendo cosas nuevas, y con estos cambios hay muchas limitantes”.

“En el Paso de la Muerte no afectó, pero en su mayoría no me gustó, ya que perjudicó el jineteo de toro, y por ejemplo, en las manganas no era necesario modificar el reglamento, solo tenían que haber especificado las características del floreo y no hubiera habido problema.

“Con las modificaciones se está deteniendo el crecimiento de la charrería. Imagínate, la base de las manganas es el floreo, y el floreo es algo muy emblemático para este deporte, ya que vamos inventando cosas nuevas y no se vale que a pesar de que uno se esfuerza por hacer un floreo innovador,  con cierto grado de dificultad, no sea pagado o sean clasificados con un ‘no especificado’, y te emparejen con los que no se esfuerzan.

“La verdad estoy un poco molesto, porque cuando se hacen bien las cosas se deben premiar, de lo contrario, es injusto. Para modificar un reglamento, se debe hacer una asamblea con charros que sean especialistas en las faenas”.

Por último, expresó: “las calas nunca han sido modificadas, y es muy fácil llegar con un arrendador y comprarle un excelente caballo que hace las cosas casi solito, aunque uno no sea muy calador, en cambio para las manganas, pasamos horas de práctica en el floreo, y ahora las pagan muy bajas, reitero, no es justo”.

Con esto confirmo que los cambios al Reglamento General de Competencias han sido desacertados, y como muestra, la opinión de tres reconocidos exponentes (Carlos Maurer, Paco Cerón y Ricardo Zamudio). Lo único que les puedo decir es que estas modificaciones tienen dedicatoria, y en Jalisco 2014, los equipos locales estarán presentes en las etapas finales. 

ramongonzalezbarbet@hotmail.com