Charrería al día

18 días y nada…

Han trascurrido 18 días de febrero,  mismos en los que, hasta el cierre de esta nota, el saliente Consejo Directivo 2012-2016, presidido por Miguel Pascual Islas no ha entregado en su totalidad la parte administrativa en la que debe informar detalladamente en qué se emplearon los ingresos que tuvieron durante sus cuatro años de gestión.

Esto es una gran falta de seriedad y no basta con ir a disculparse por no cumplir en tiempo y forma, ya que si aún no les ha caído el veinte, la exigua entrega de documentos que realizaron es una burla para la charrería federada, y para agravar la situación, están implicados fondos federales, lo que pone en gran riesgo a nuestro deporte nacional.

La pasada elección para presidente nacional 2016-2020, que favoreció a Leonardo Dávila Salinas, fue una prueba clara y contundente del rechazo al anterior Consejo Directivo, ganada a pulso por la mala imagen que se formaron con su actitud irresponsable y cínica, que involucró a Miguel Pascual Islas, José Arturo Marín Alcántara, Antonio Díaz Pérez y al mismo Édgar del Bosque Amador, quien ocupó el cargo de tesorero durante los primeros tres años de gestión.

En los cuatro años en que representaron al único deporte que nació en México, manejaron la Federación Mexicana de Charrería (Fmch) como si fuera de su propiedad, valiéndose del engaño e imponiendo un terrorismo estatutario que manejaban a su conveniencia, ya que contaban con dos o tres estatutos para sorprender a propios y extraños, todo con el único fin de apropiarse de esta institución y hacer uso de los recursos para beneficio de un pequeño grupo, y como conclusión, estos dirigentes prácticamente tenían secuestrada y de rodillas a esta casa charra.

Otro personaje que también tiene responsabilidad compartida es Sergio Cuevas Alemán, ya que durante su actividad como prosecretario general, participó como actor y cómplice de truculencias acostumbradas por él, pero lo que me alarma, es saber que como buen camaleón, ya se incrustó en las actividades del nuevo Consejo Directivo, situación que desde luego es negativa para los dirigentes, ya que la mayor parte de la familia charra está cansada de las constantes burlas, y ahora lo hace en su cara, pero como dice el dicho, ‘no tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre’.

Desde luego esta nota es de mucha trascendencia, por lo que la próxima semana le daré seguimiento.  

De verdad que me gustaría dejar de escribir de esos personajes que forman parte del pasado, pero es imposible, ya que a pesar de concluir actividades, continúan presentes en la historia, porque están entorpeciendo el trabajo del nuevo Consejo Directivo 2016-2020.

Pero a pesar de todo este camino tedioso y complicado, se ve una pequeña luz al final del túnel, ya que el próximo miércoles 22 de febrero, en el Ex Convento de Montserrat, se realizará la primera junta nacional en la que se tocarán varios temas, pero también es urgente que busquen las medidas de apremio necesarias, para que los ex dirigentes antes mencionados entreguen lo que requiere la administración que comienza.

OFICIO A LOS PUA

En días pasados, la Federación Mexicana de Charrería envió un oficio a los Presidentes de Unión de Asociaciones Charras (PUA) de cada entidad, notificándoles que de acuerdo a los estatutos y al acta de Asamblea Extraordinaria, con fecha 28 de noviembre de 2016:

1) Se solicita hagan entrega inmediata de su gestión, con los informes anuales en los rubros administrativo, deportivo y financiero, respecto al estado general que guarda la Unión de Asociaciones de Charros que representan.

2) Su gestión como PUA concluyó el pasado 15 de febrero, por lo que a partir de esa fecha no podrán desarrollar actividades con tal investidura.

3) Derivado de conflicto preelectoral se movió el calendario estatutario, por tal motivo, por parte de este órgano de dirección se nombrará un delegado especial en cada entidad, para cubrir las labores de las Unión de Asociaciones de Charros, durante la temporalidad necesaria.

Esta medida de relevar en sus funciones a los PUA ha sido aceptada por la mayoría de los estados, pero no así por contados elementos que difieren de las decisiones del actual Consejo Directivo.

Llama la atención nuestra capital, en la que existen dos contendientes, Óscar Viñuela Navarro y Fernando Pascual Islas, a quien por cierto, pese a no haber existido una licitación de por medio, le otorgaron 3 millones de pesos para la remodelación del Ex Convento de Montserrat, instalaciones de la Fmch; esto seguramente a la larga lo perjudicará en el proceso electoral. 

ramongonzalezbarbet@hotmail.com