Charrería al día

Hidalgo 2017 y "Nacho" Rodríguez

Todo parece indicar que el lienzo Cuna de la Charrería, de Pachuca, Hidalgo, será la sede del 73 Congreso y Campeonato Nacional Charro 2017, y digo que todo parece indicar, porque aunque no se ha firmado el cuaderno de compromisos entre la Federación Mexicana de Charrería (Fmch) y el gobierno del estado, las negociaciones van muy adelantadas.

A decir verdad, qué bueno que así sea, ya que Hidalgo cuenta con innumerables bondades naturales, turísticas y de infraestructura carretera, pero lo más importante en este caso es que posee unas instalaciones que tienen lo necesario para la práctica de nuestro deporte nacional, además de grandes equipos charros, pero sobre todo tiene una gran afición de todas las edades, que disfruta estos campeonatos desde que inician hasta que finalizan.

Tal como lo comenté la semana pasada, el último Nacional que se celebró en esta plaza fue en 2010, con el 66 Campeonato Charro que ya forma parte de la historia de la charrería federada, campeonato que en su momento fue solicitado por Miguel Ángel Osorio Chong, en su calidad de gobernador del estado, en ese entonces, dejando un evento nacional inolvidable, ya que cuidaron todos los aspectos, tanto el social, como el deportivo, cultural, y en especial, la instalación del museo de la charrería.

Coordinación que corrió a cargo de Guillermo Hernández, actual encargado del Museo de la Charrería, del ex Convento de Montserrat, en la Ciudad de México, junto con el doctor Ignacio Rodríguez, cuya participación siempre fue de suma importancia como historiador y miembro activo de esta disciplina, pero que desafortunadamente al estar instalando las piezas de exhibición sufrió una caída, requiriendo asistencia médica que no pudo superar, ya que días después se nos adelantó en ese camino que no tiene regreso.

Comento esta situación porque ahora que tendrá lugar el campeonato nacional charro en Hidalgo, sería muy justo que se le hiciera un reconocimiento a este gran charro, quien vivió durante toda su vida al 100 por ciento  para la charrería, y que siento que no se ha reconocido el legado tan importante que dejó a este deporte, que nació precisamente en Hidalgo.

Nacho Rodríguez nació el 17 de febrero de 1938 en el seno de una familia involucrada en las actividades del campo, cuyas raíces se remontan hasta el noveno rey de México, Moctezuma Xocoyotzin, y sus 16 generaciones transcurridas fueron parte importante de su vida, ya que estuvo rodeado de haciendas y  ganado, practicando las faenas propias del rancho en diferentes etapas.

Desde pequeño, con sus hermanos Guillermo y Rodolfo, iniciaron sus actividades para conservar y difundir lo que se convirtió de un trabajo a un deporte de verdadera competencia.

Todo ese aprendizaje siempre fue guiado por su padre y su tío, Ignacio Rodríguez y Rodolfo, conocido como El San Luis, respectivamente, y este último fue el mejor lazador del mundo.

Así pues, Nacho Rodríguez dejó un gran legado en el manejo de la soga para lazar floreando al estilo charro fue fundador de las Asociaciones de Charros más importantes de la Ciudad de México y fue maestro de muchas generaciones, culminando este gran esfuerzo con el único libro charro editado en español y en inglés, nombrado El floreo de reata y Lazos al estilo charro.

Por esto y muchas otras cosas más, también considero que ingresarlo al Salón de la Fama sería una medida justa, ya que tienen los atributos necesarios. 

ramongonzalezbarbet@hotmail.com