Charrería al día

Nueva coordinación en EU

El sábado pasado comenté que un día anterior recibí por correo electrónico la renuncia de Alejandro Gómez Romo como coordinador nacional de la charrería federada en Estados Unidos, en la que expone los motivos que lo orillaron a tomar esa decisión, situación que también incluyó a la delegada nacional de escaramuzas, Cotty Bello.

Con estos acontecimientos, el mismo día 10  se realizó una Asamblea Extraordinaria en el lienzo charro Los Castro, en Canutillo, Texas, junta de trabajo encabezada por el presidente nacional, Leonardo Dávila Salinas, participando en forma activa 10 de los 13 Presidentes de Unión de Asociaciones Charras (PUA) de Estados Unidos, así como algunas delegadas estatales de escaramuzas.

Con el objetivo de mantener unida a la charrería de ese país, Dávila hizo un balance del último año, reconociendo que los estados de aquellas tierras donde se practica la charrería, han  puesto el empeño para incrementar el número de elementos federados.

Por otro lado, los PUA ahí reunidos coincidieron en que la disposición del Consejo Directivo de la Federación Mexicana de Charrería (Fmch), permitirá que nuestro deporte nacional en Estados Unidos se mantenga unido, y en forma unánime acordaron que Salvador Llamas Machado, del estado de Illinois, a partir de ese momento fuera el coordinador nacional de EU, en forma interina por un periodo de 30 días, tiempo en el que se elegirá un nuevo Consejo Directivo, activo de 2018 a 2020.

Otro tema es que de ahora en adelante el sector femenil tendrá una relación directa con la coordinadora nacional, Martha Valdez Perera, y quedó programada la realización de juntas trimestrales, por lo que el 7 de abril se realizará un seminario regional, donde se explicarán las adecuaciones al reglamento de competencias de charros y escaramuzas.

De un tiempo para acá, cada cuatro años surge la misma situación con la renuncia o destitución del coordinador nacional en Estados Unidos, como ha sucedido con los entonces presidentes Javier Basurto (2004-2008), Jaime Castruita (2008-2012) y Miguel Pascual Islas (2010-2016) y siempre por la misma causa, los dólares que se reúnen en el pago para federarse y el Fondo Legal “que se utiliza” para defender jurídicamente a la charrería contra los activistas.

En esta última gestión, que fue de 11 meses, la suma recaudada entre los PUA ascendió a 51 mil dólares, cifra que no fue entregada a Alejandro Gómez, pero por esta misma situación se ha dado al traste con las administraciones antes mencionadas, porque estos dólares desaparecen como por arte de magia.  

ramongonzalezbarbet@hotmail.com