Charrería al día

Urge unión en La Villa

Para continuar con la información de la semana pasada referente a la delicada situación que guarda la Agrupación de Charros Regionales de La Villa, agravada con la gestión de Salvador de la Llata Mercado, quien afortunadamente para los Charros de La Villa solo se mantuvo un año en gestión (2016).

Resulta que a seis meses de haber concluido su periodo, el directamente implicado y su Consejo Administrativo no entregaron el informe de tesorería y finanzas, situación que abre una gran puerta a las especulaciones, al no tener conocimiento de dónde quedaron los 250 mil pesos en efectivo correspondientes a cinco meses de la renta del casino y los jardines, que cobró por adelantado, a razón de 50 mil pesos mensuales.

¿Qué hizo con un cuarto de millón de pesos?, ya que ni siquiera abonó a los 700 mil pesos que se tiene de adeudo con el Sistema de Administración Tributaria (SAT) o al adeudo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), entonces, ¿fue una autoliquidación a costa de los Charros de La Villa?

Desde que de La Llata Mercado terminó su gestión como presidente, corrió y se exilió en otra asociación, pero los socios deberían exigirle la entrega del informe donde explique amplia y detalladamente su año de gestión, ya que además dejó un convenio firmado por cinco años para la renta de las áreas antes mencionadas.

Es el momento para que los Charros de La Villa se unan a su presidente en turno, para hacer del lienzo charro, de sus equipos y de sus escaramuzas, algo de lo que fue en los años 50, 60 y 70, y que mantenga su charreada dominical contra viento y marea.

Desde aquí se le hace un respetuoso llamado al licenciado Salvador de la Llata Mercado para que entregue su informe de tesorería y finanzas a los que lo pusieron en el cargo y confiaron en él, ya que con ello quitará los entredichos y dudas que están surgiendo.

Por otro lado, es urgente que se refuerce la vigilancia en esta emblemática agrupación para que no surjan sucesos como el del viernes pasado que terminó con un herido de bala por parte de gente ajena a la Catedral de la Charrería en la Ciudad de México, porque desafortunadamente el interior de las instalaciones es prácticamente tierra de nadie, y no se puede jugar con la integridad de las familias que asisten a disfrutar de nuestro deporte nacional. 

ramongonzalezbarbet@hotmail.com