Charrería al día

Omisas, mañosas y corruptas

Es imposible no hablar de las próximas elecciones de la Federación Mexicana de Charrería (Fmch), que tendrán lugar el 17 de agosto, pues conforme se acerca la fecha, los dos candidatos, Lito Dávila y Édgar del Bosque, afinan sus estrategias, ya que para el 30 de junio tendrán que registrar sus planillas con los nombres y cargos que conformarán su consejo directivo.

Después de una intensa campaña a nivel nacional, y a solo dos meses para elegir a quien por cuatro años (2016-2020) dirigirá los destinos de la Fmch, los candidatos deben tener una idea muy clara de las necesidades que existen, para que continúe creciendo la charrería y que esta tradición se transforme en un deporte altamente competitivo.

En estos dos meses que faltan se verá de todo, ya que como cualquier otra elección, se despertarán pasiones y sentimientos encontrados. A mi juicio, lo más trascendente y medular de este proceso electoral será la actitud que tomen los candidatos ante la pasividad mañosa y mal intencionada de algunos estados y equipos charros, que en este año de elecciones están deliberadamente en calidad de "omisos", para que alguno de los contendientes pague su cuota de afiliación a cambio del voto; un ejemplo muy claro lo vemos en el estado de Guerrero, ya que de 14 asociaciones charras, 14 se encuentran "omisas", o sea, les falta algún trámite para tener derecho a voto, y curiosamente el trámite que les falta es el pago de su respectiva afiliación.

Al ver esta situación, entrevisté a algunos personajes de la charrería guerrerense, quienes me confirmaron que lo antes mencionado era parte de su estrategia para elegir al candidato. La cuota para federarse asciende a 11 mil 625 pesos por equipo, haciendo un gran total de 162 mil 764 pesos, cantidad que tendrán que comprobar.

En días pasados, Édgar del Bosque hizo público que el estado de Guerrero estaba en bloque a favor de su candidatura; me pregunto: ¿Qué va hacer el candidato con esta situación? Es triste ver cómo, en algunos casos, el proceso electoral se convierte en moneda de cambio, situación que desde luego no debe ser permitida ni por el órgano rector ni por los candidatos, ya que se está cayendo en un acto de corrupción.

La charrería es un estilo de vida, donde hombres y mujeres de a caballo representan la historia y tradición de México, así como también la caballerosidad, el respeto y la honestidad. ¿Porqué devaluarse en carne propia?

'Lito' Dávila en Campaña

Leonardo Lito Dávila abrió la semana visitando algunas asociaciones charras de Nebraska, Oklahoma y Kansas, en Estados Unidos, donde reafirmó sus propuestas de campaña recibiendo un gran apoyo de diferentes personajes de la charrería de aquellas tierras, y para cerrar fuerte la semana, participará activamente con su equipo Valle de Saltillo en el Campeonato Estatal en Saltillo, Coahuila, con sede en el lienzo Enrique González Treviño.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com