Charrería al día

Inclusiones y reconocimientos en Hidalgo 2017

Como lo he comentado antes, el Congreso y Campeonato Nacional Charro es la fiesta anual más importante para la charrería federada, y en este 2017, Pachuca, Hidalgo, es la sede de la edición 73 de este magno evento, que según los organizadores, será el mejor de la historia y tendrá una gran trascendencia, ya que es el primero organizado por el actual Consejo Directivo (2017-2020), presidido por Leonardo Dávila.

Además porque se incluyó a la paracharrería, que es un grupo de charros con capacidades diferentes, porque se aumentó el número de participantes, tanto en equipos como escaramuzas, que desde luego es positivo; porque se realizarán ponencias, conferencias y mesas de trabajo para unificar criterios en estatutos y reglamentación deportiva, porque se reabrirá el Museo de la Charrería y por la remodelación del lienzo charro que recibirá a los asistentes, que serán testigos de este importante evento nacional.

Por otro lado, también se reconocerá en vida a dos grandes de nuestro deporte nacional, a don Javier García Sánchez, quien ha sido uno de los mejores presidentes que ha tenido esta institución, y con la Espuela de Oro se reconocerá el incansable trabajo de muchos años, en Estados Unidos, de Tomás Garcilazo Barrera, un charro nacido en la Ciudad de México que desde las fuerzas infantiles se destacó como un gran exponente, pero que por azares del destino en 1989 emigró.

Se integró a varios equipos charros del estado de California, creando espectáculos musicales mexicanos, mostrando el arte del floreo de soga, que lo han llevado a recorrer gran parte de Estados Unidos, Canadá y Europa, poniendo en alto la presencia de México y por supuesto la de charro.

Su trayectoria y reconocimiento han sido de tal magnitud que fue recibido en la Casa Blanca por el ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton; su vida en la charrería sigue vigente hasta nuestros días, ya que el próximo año tomará el cargo de protección a la charrería en aquellas tierras hermanas.

Es merecido reconocer a estos dos iconos de la charrería, que aunque han hecho trabajos muy diferentes, han luchado por preservar y difundir nuestro deporte nacional, y con él, nuestra historia y tradiciones; ojalá esto tenga un gran peso para que ambos personajes entren al Salón de la Fama, ya que tienen los méritos suficientes para ser parte de la historia de la charrería nacional.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com