Charrería al día

Cuatro años de Hidalgo

Los métodos que se están utilizando para la elección del estado sede para el LXXII Congreso y Campeonato Nacional Charo 2016 han dado mucho de qué hablar, ya que no han sido los más convenientes para toda la familia charra.

Es muy lamentable que los actuales dirigentes de la Federación Mexicana de Charrería (FMCH) no vean por el beneficio general del único deporte que nació en México, sino únicamente por el personal y de grupo, por tal motivo, esta gestión 2012-2016 será de cuatro años perdidos y de retroceso.

Lo más grave es que se han convertido en ‘los cuatro años de Hidalgo, ay de aquel que deje algo’, porque el Congreso de este 2014, a realizarse en Jalisco, fue otorgado a Salvador Sánchez Sánchez, sin requerimiento alguno, simple y sencillamente se lo tenían que dar por el apoyo que le dio a Miguel Pascual Islas para llegar a la presidencia.

Sin embargo, a escasos dos meses de que inicie este evento, no se sabe absolutamente nada de la organización; es más, ni siquiera se conocen las condiciones del Cuaderno de Compromisos que firmaron, y si Sánchez Sánchez cumplió con la fianza económica y por cuánto.

La misma situación se está viviendo con Querétaro 2015, que le fue dado bajo esas condiciones al señor Esteban González, actual Comisario de la Federación Mexicana de Charrería; en ambos casos el objetivo principal fue el beneficio personal y de tan solo unos cuantos.

En el caso del Nacional del 2016, que todavía está la contienda para elegir la sede, he comentado los pormenores e irregularidades que se han presentado, así como también he dado a conocer el sentir de la charrería, que expresó un total apoyo al estado de Guanajuato por todas las ventajas que representaba; sin embargo, cuando di a conocer todas estas situaciones y ‘por qué Guanajuato se había retirado de la contienda’, fui criticado por personas que no les gusta lo que expreso, pero lo que en realidad sucede es que son de los que dicen: “Si no estás conmigo, estás en mi contra”.

Menciono todo esto porque en el trascurso de la semana la Asociación de Charros de Irapuato, ex candidata para la organización del LXXII Congreso y Campeonato Nacional Charro 2016, distribuyó un comunicado en el cual explica ampliamente las causas por las cuales renunciaron a la candidatura, y cuyo contenido confirma mi nota del 2 de agosto del presente, publicada en este mismo espacio, donde mencioné que primeramente les habían pedido 10 millones de pesos, después 15 millones, y posteriormente, ya para firmar el Cuaderno de Compromisos definitivo, tenían que aportar 17.5 millones de pesos.

En unas líneas dice textualmente: “Es patente la falta de seriedad y transparencia, que no genera más que una competencia desleal por parte de la FMCH, convirtiendo esto en una pugna al mejor postor, sin importarle en lo más mínimo cual era la mejor opción para la charrería, por lo que el gobierno de Guanajuato y todos los involucrados decidimos retirarnos en forma definitiva”.

Para finalizar, subraya en una línea: “Sí, nos quisieron comprar, pero no nos vendimos, nuestra dignidad no tiene precio”.

Por esto y más, reitero que este cuatrienio 2012-2016, dirigido por Miguel Pascual, Arturo Marín y Sergio Cuevas es un periodo perdido, y como ya lo dije, de retroceso para nuestro deporte nacional.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com