Charrería al día

Acuerdos por el bien de la charrería

Pasó lo que tenía que pasar. Durante los últimos tres meses, la Federación Mexicana de Charrería (Fmch) ha vivido una situación crítica con motivo del proceso electoral para la presidencia del cuatrienio 2016-2020, para el cual se registraron dos candidatos: Leonardo Dávila Salinas y Édgar del Bosque Amador.

Según el dictamen de la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme), Dávila Salinas es el único aspirante que cumple con lo requerido por los estatutos, por tal motivo, la planilla de este candidato está avalada; por otro lado, bajo las mismas bases, Del Bosque ha incumplido en lo requerido.

Dentro de este contexto, Arturo Marín Alcántara, secretario general de la Fmch, en completo desacato estatutario, convocó a los Presidentes de Unión de Asociaciones Charras (PUA) de cada estado, a una Asamblea Extraordinaria de carácter privado, a celebrarse el pasado lunes 26 de noviembre a las 12:00 horas; citándolos a las 9:00 a un desayuno, al que también asistió Esteban González Ortiz, comisario de la Fmch.

Por lo que nos pudimos enterar, el objetivo de la reunión era asignar a Querétaro la sede del Congreso y Campeonato Nacional Charro de 2017 y probablemente imponer a Édgar del Bosque como nuevo presidente de la institución, ya que también se encontraban presentes los licenciados Sadara Montenegro González y Mario Alberto Cuevas Alemán.

Desde antes de la hora acordada, el acceso estuvo completamente controlado por Sergio Cuevas Alemán, prosecretario de la federación, quien decidía quién entraba y quién no, haciendo hincapié en que la prensa no tendría acceso.

En punto de las 9:00 horas llegaron dos pelotones de granaderos que se posicionaron alrededor de las instalaciones de la Fmch, solicitados por Juan Luis Gómez Jardón, según consta en un documento que obra en mi poder, pero causando una gran sorpresa para los que se encontraban al interior del inmueble, así como también a los que permanecíamos en las afueras, incluyendo a los transeúntes que a diario recorren la avenida Izazaga.

Al filo de las 9:26 hizo su arribo el candidato Leonardo Lito Dávila, acompañado de gran parte de su planilla y amigos que simpatizan con su proyecto de trabajo.

Unos minutos después se hizo presente Juan Luis Gómez Jardón, representante de Lito Dávila ante el Colegio Electoral, quien tuvo que identificarse para poder acceder, y junto con este grupo, la prensa tuvo la oportunidad de seguirlos.

Alrededor de las 9:40, un grupo aproximado de 400 personas, que manifestaron ser aficionados a la charrería, cerraron el lado sur de Izazaga, creando una situación inédita, algo que jamás se había dado en la historia de la charrería  federada, y que según ellos se hicieron presentes para manifestarse en contra del actual Consejo Directivo que encabeza Miguel Pascual Islas, reforzando su plantón con pancartas que decían: ‘Fuera corruptos de la Fmch’.

Mientras tanto, al interior de las instalaciones los dos grupos de los candidatos realizaron una sesión a puerta cerrada en el privado del todavía presidente.

No habían pasado 40 minutos cuando salió gente del Comité de Campaña de Dávila Salinas en busca de la fuerza pública, ya que según se dijo había seis individuos trajeados armados, por lo que se requirió la presencia de los uniformados para retirar a esta gente, dos corrieron a esconderse al baño y fueron conminados a que salieran, realizando una detención momentánea, y decomisando un arma, que según se sabe, dejaron abandonada en los servicios.

Al momento se apersonó un sujeto manifestando que él era el coordinador de esa gente, por lo que habló con el mando del pelotón, salieron a la calle y en menos de 10 minutos esa persona regresó para seguir coordinando al grupo de trajeados, los cuales se dijo que eran gente de Édgar del Bosque, quien en todo momento estuvo acompañado muy de cerca por un guarura personal.

Esta situación es grave, y en relación a los hechos, se levantaron las denuncias correspondientes para aclarar ampliamente quiénes eran, por qué iban armados y a quién representaban, además de investigar quién es la persona que coordinaba al grupo y con qué se identificó, ya que se reintegró nuevamente a las instalaciones en pocos minutos.

Pero regresando a los sucesos de los candidatos, al término de la reunión que se estaba llevando a cabo en el privado, González Ortiz se retiró debido a que el objetivo de la reunión cambió por completo y ya no tenía la más mínima posibilidad de llevarse el Nacional a su lienzo charro El Pitayo, ubicado en Querétaro.

Ese día fue de gran importancia para la charrería federada, ya que se tomaron acuerdos que serán significativos para que resurja en el menor tiempo posible.

Uno de ellos fue que Lito Dávila le dio la oportunidad a Édgar del Bosque de contender en el proceso electoral, decisión que unos aplaudieron, pero muchos más criticaron cruda y fuertemente, y acordaron que el próximo 25 de enero se llevarán a cabo las votaciones, haciendo un compromiso entre caballeros que serán limpias y transparentes, y aceptando el resultado de las votaciones.

Por lo que desde ese día ambos candidatos se comprometieron a no hacer más campaña de proselitismo, también se reactivó el Colegio Electoral del que de manera definitiva se expulsó al trío de las truculencias integrado por Esteban González Ortiz, Arturo Marín Alcántara y Sergio Cuevas Alemán, quedando ahora conformado por: Miguel Pascual como presidente; Mario Esquivias, como secretario; Alejandro Vera y Jesús Fermín, como representantes de la planilla de Lito Dávila, y Ricardo Anaya y Daniel Vergara, por parte de Édgar del Bosque.

No cabe duda que entramos a una era renovada, pero ¿quién nos garantiza que Del Bosque va a cumplir el compromiso que hizo junto con su planilla?, si durante todo el proceso electoral anterior no han respetado un solo acuerdo que se dieron a través de las autoridades deportivas Codeme, Conade y CAAD, ni los compromisos entre los candidatos al realizar sus campañas.

¿Por qué se le tiene que creer ahora, si prácticamente han superado todo el proceso electoral? Primera de 2 partes.

PATRIMONIO CULTURAL INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

 Por fin y después de más de seis largos años, nuestro deporte nacional, la charrería, es nombrada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Todo esto gracias a la iniciativa de Gabriel Cabello, Marisú González, Manuel Basurto y Fernando Rodríguez, miembros distinguidos de la Asociación Nacional de Charros, la decana de la charrería en México, y de la gestión de la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Secretaría de Cultura, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Comunidad Portadora, conformada por varias Asociaciones de Charros.

Durante la undécima sesión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en Addis Abeba, Etiopía, realizada del 28 de noviembre al 2 de diciembre de 2016.

24 miembros que conforman el Comité: Austria, Chipre, Turquía, Armenia, Bulgaria, Hungría, Colombia, Cuba, Guatemala, Santa Lucía, Afganistán, India, Mongolia, Filipinas, República de Corea, Congo, Costa de Marfil, Etiopía, Mauricio, Senegal, Zambia, Argelia, Líbano y Palestina votaron en forma unánime a favor del decreto.

Esta situación ha venido a reforzar al único deporte que nació en México, que tendrá como finalidad difundir, proteger y fomentar la práctica de este deporte-arte, que por años no ha tenido el respaldo total de los gobiernos en México.

¡Felicidades a los que con su entusiasmo promovieron esta Ley y a la charrería en general por este logro y reconocimiento tan merecido! 

ramongonzalezbarbet@hotmail.com