Charrería al día

Activismo sin brújula

Esto es un caso para comentar. Resulta que el 29 de agosto del 2015 en este mismo espacio publiqué una nota titulada ‘Moreira aprendió a torear’, debido a que el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira Valdez, promulgó una Ley contra las corridas de toros, iniciativa que le generó una gran crítica tanto en su estado como en el resto del país, durante una reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores, que tuvo lugar en esos días, recibió una serie de burlas, por lo que comenté que Moreira había aprendido a torear, porque emprendió una graciosa huida.

A casi dos años de la publicación, el pasado martes 15 recibí un correo con una protesta firmada por Iván Trejo Ruvalcaba, de la Delegación Miguel Hidalgo, de esta Ciudad de México, en el que me dice textualmente:

“Es una pena y una lástima leer su columna en el periódico La Afición, donde de manera por demás irresponsable y con gran sentido de ignorancia, critica la promulgación de la Ley que prohíbe las corridas de toros en el estado de Coahuila, y en específico al Gobernador de esa entidad.

“En primer lugar le informo que las corridas de toros son y serán un espectáculo sangriento y de tortura a seres vivos, y por ese simple y desgarrador asunto, millones de personas (afortunadamente) en este país estamos en contra de estos asquerosos actos primitivos y de barbarie, de los que usted se jacta tanto en defender, por una cuestión pseudocultural o de tradiciones.

“Espero recapacite sobre su postura, porque más allá de un simple gusto por la lidia de un toro, está el respeto por los seres vivos; entienda, gente como usted engaña y manipula a sus escasos lectores, le invito a que verifique cientos de encuestas que se han realizado por años respecto a este tema, y encontrará que la mayor parte de los resultados arrojan un rechazo ante estas prácticas (superando incluso el 75 por ciento) y solo una minoría (por debajo del 8) apoya las corridas.

“Para muestra un botón reciente, lea las noticias de las grandes manifestaciones en el mismísimo corazón de España (Madrid), para que constate que estos movimientos se están dando en todo el mundo.

“Ojalá y se centre en el hecho del dolor vil e innecesario a una especie tan maravillosa como lo es un toro, o una vaquilla o cualquier animal que es torturado de tal forma. ¡Lucharemos hasta el fin hasta que se extingan las corridas de toros en la faz de la tierra; tarde o temprano lo lograremos les guste o no a la gente necia como usted!”.

Pues bien, Iván Trejo, primero quiero puntualizar que en tus argumentos mencionas que nuestras tradiciones son pseudoculturales, y agregas que van a la baja y a su extinción.

En estos conceptos que señalas, que para mí son la parte medular de tu escrito, te comento que estás equivocado, ya que ambas manifestaciones están nutridas de hechos históricos que se han fomentado año con año, y en el aspecto cultural  han creado todo tipo de valores artísticos en la música, la escultura, la pintura, el canto y la poesía, entre muchas otras más.

Valores que activistas como tú no alcanzan a entender y mucho menos a comprender, ya que son incapaces de respetar el derecho a elegir libremente el gusto de cada persona; si en verdad quieres manifestar tu descontento por el maltrato animal, dirígete a los rastros de cualquier ciudad para que ahí veas la crueldad con la que se sacrifica a todo tipo de animal comestible que consumes, ahí es donde deberías actuar, pero como no hay público que te aplauda, te abstienes.

Pero como siempre, los activistas de tu género son más virulentos y agresivos que los que tenemos el gusto por nuestra historia, tradiciones y legado cultural, así que si no te gusta, no asistas y aprende a respetar, pero finalmente ¡Muchas gracias por ser parte de mis lectores!  

ramongonzalezbarbet@hotmail.com