Charrería al día

Solo quedan los recuerdos de La Villa

Es verdaderamente lamentable, preocupante y crítica la situación que está viviendo la Agrupación de Charros Regionales de La Villa, una de las más representativas de la Ciudad de México, ya que desde que inició este año, su situación deportiva, económica y social se ha deteriorado, al grado de solo realizar una charreadita al mes, si bien les va.

Todo este caos inició con la llegada del nuevo consejo directivo que encabeza Salvador de la Llata Mercado, quien ha venido echando mano de todo lo que ha tenido a su alcance para cubrir parte de los adeudos que tienen, subarrendando el casino, los jardines y las cantinas, que eran un beneficio para los asociados.

Desafortunadamente, esta medida ha sido insuficiente para obtener los ingresos que se requieren para su funcionamiento.

Una de las propuestas de campaña de De la Llata Mercado fue "la unidad familiar", según él, como eje central para recuperar la grandeza de La Villa, pero todo fue pura paja y promesas, sin contenido real que beneficie las instalaciones de la agrupación y a cada uno de sus asociados; por otro lado, el grupo que se unió para que llegara a esta presidencia lo hizo en contra de sus propios intereses y de su misma agrupación, que tanto dice querer; ya que lo que realmente querían muchos de ellos, era recuperar los beneficios económicos de los que habían hecho su modus vivendi, siendo la causa principal para olvidarse del actual estado del inmueble; como es el ruedo, las gradas, los baños, las caballerizas, los jardines, etc.

Para que esta asociación civil pueda continuar con sus charreadas dominicales, tal como se ha hecho durante tantos años, se requiere conseguir patrocinios, lo que hasta la fecha no se ha dado; otra solución sería que el presidente saque su chequera personal para sufragar los gastos, lo cual tampoco se consigue.

Esta situación la vivió en carne propia la administración anterior, encabezada por Juan Luis Gómez Jardón, a quien hasta hoy día se le adeuda una cantidad importante que en su momento invirtió para continuar con la tradición cien por ciento familiar; esa deuda, sumada a la que tienen con la Comisión Federal de Electricidad y con el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, se convierte en un monto que rebasa por mucho la capacidad de solvencia para los Charros de La Villa, lo que refleja la incapacidad administrativa y de criterio de sus actuales dirigentes.

Quiero hacer mención que el otro candidato, Eduardo Rodríguez Pavón, quien contendió con Salvador de la Llata, tenía como vicepresidente a Ernesto Cruz, ambos con amplia solvencia moral y económica, quienes en sus propuestas de campaña se comprometieron a restructurar todas las instalaciones de La Villa, incluyendo la colocación de la techumbre del lienzo, que realizarían por su propia cuenta y riesgo.

Tal como lo comenté en su momento, los que se unieron para que ganara Salvador de la Llata solo lo hicieron para joder al prójimo y para vivir de la asociación, cosa que no les ha resultado, pero ¡que con su pan se lo coman!

PROCESO ELECTORAL DE LA FMCH

En cuanto al proceso electoral para presidente de la Federación Mexicana de Charrería (Fmch), para el cuatrienio 2016-2020, en el que contienden Leonardo Dávila Salinas y Édgar del Bosque Amador, les informo que la planilla de Del Bosque solicitó a la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD) una reunión conciliatoria extra, completamente fuera de tiempos de proceso; sin embargo, se les concedió y está programada para el próximo miércoles 28 de septiembre; por lo que tendremos que esperar hasta esa fecha para tener noticias.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com