Charrería al día

Recuerdos de La Villa II

El pasado sábado comenté la profunda crisis que se está viviendo en la Agrupación de Charros Regionales de La Villa, que hasta el pasado año había sido la asociación charra más emblemática de la Ciudad de México, ya que lloviera, tronara o relampagueara siempre realizaba su charreada dominical, que iniciaba con la misa en la capilla de la asociación, seguida de la charreada con equipos visitantes, amenizada por una banda de música en vivo, finalizando con la comida en el casino para convivir entre los socios, los equipos invitados y buenos amigos.

Desde que inició el año y tomó posesión el actual consejo directivo, presidido por Salvador de la Llata Mercado, su falta de capacidad financiera y de negociación fue notoria, al grado de que primero fue eliminando charreadas del calendario, posteriormente los elementos de seguridad, más adelante las misas dominicales, después la banda musical y las comidas de convivencia, así como también el control de plagas nocivas para las instalaciones; pero lo más grave de todo es la falta de mantenimiento, sobre todo en la manga y en el ruedo, ya que están ejecutando sus suertes sobre un piso inapropiado, al cual le faltan las camas de arena y sin este elemento se puede causar un accidente de graves consecuencias.

Un claro ejemplo de la falta de capacidad operativa es que desde el mes de abril únicamente ejecutan los equipos que pueden pagar su ganado, quedando eliminado, de un día para otro, el privilegio y el orgullo que representaba ser integrante de los Charros de La Villa, y a nueve meses de esta administración, la Agrupación de Charros de La Villa y sus instalaciones se están cayendo a pedazos, y la celebración de su 84 aniversario, que se conmemorará en noviembre, es toda una incógnita por las condiciones que prevalecen. Hasta esta fecha, en los 84 años de vida de la agrupación, Salvador de la Llata Mercado, junto con su consejo directivo, son los peores dirigentes de su historia, calificación que se han ganado y que comparten con todos los que se unieron para elegirlo en el cargo de presidente.

PRECESO ELECTORAL DE LA FMCH

Por lo que corresponde al proceso electoral para presidir la Federación Mexicana de Charrería (Fmch), para el cuatrienio 2016-2020, en el que estuvieron contendiendo Leonardo Lito Dávila Salinas y Édgar del Bosque Amador, el pasado jueves la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (Caad) emitió la suspensión definitiva de este proceso electoral, acordada en unanimidad por los cuatro miembros titulares integrantes del pleno, que se une al fallo de la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme), que desconoció en su totalidad la planilla de Édgar del Bosque Amador; por otro lado, canceló las votaciones que algunos estados realizaron en forma indebida el pasado 17 de agosto, así como la celebración de la asamblea general de elecciones programada para el 30 de noviembre de 2016.

Esta resolución fue notificada a cada uno de los involucrados en el proceso, a la Fmch, a Lito Dávila y a Édgar del Bosque, por lo que hasta hoy no se pueden adelantar vísperas, ya que el proceso se retomará hasta que se emita un laudo definitivo.

Por lo pronto, el actual consejo directivo continuará en funciones como responsable de la institución.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com