Charrería al día

Jalisco, el más beneficiado

Querétaro, Guanajuato, Nayarit, Tabasco, Michoacán, Zacatecas, Coahuila e Hidalgo, recientemente, son los ocho estados de la República Mexicana que han buscado defender nuestras tradiciones nombrando la charrería como Patrimonio Cultural Inmaterial, y lo han hecho porque nuestro deporte nacional por excelencia está muy ligado a la historia del país.

El camino por recorrer es muy largo, ya que aún faltan 24 entidades que deberían unirse a esta iniciativa, con la intención de respaldar al único deporte que nació en México.

Lamentablemente, Jalisco no se ha sumado a este esfuerzo, a pesar de ser el estado que cuenta con el mayor número de asociaciones charras; que es uno de los que tienen mejor nivel deportivo, que es el que ha ganado el mayor número de campeonatos nacionales (24), el que ha sido más veces sede de este evento, con 15 en su haber (10 en Guadalajara, una en Zapopan, una en Lagos de Moreno y tres en Tlajomulco de Zúñiga, contando el de 2014); incluso, es la entidad que más utiliza el símbolo y la imagen del charro para identificarse en el mundo entero.

El Congreso y Campeonato Nacional Charro genera una gran derrama económica, por consiguiente, Jalisco es el estado que más beneficios ha adquirido de la charrería organizada, y a mi juicio, el gobernador Aristóteles Sandoval y la misma entidad están comprometidos con toda la charrería para unir fuerzas a través de esta iniciativa, pues algunos partidos políticos están queriendo desaparecer algunas tradiciones como la tauromaquia y las peleas de gallos, pudiendo llegar a afectar la charrería.

Si a nivel nacional la charrería fuera nombrada Patrimonio Cultural Inmaterial se protegería, se fomentaría y crecería a través de escuelas, que contarían con el apoyo de la Federación Mexicana de Charrería, ya que existe un fideicomiso para este fin que no ha sido utilizado; en esto es en lo que deberían trabajar las máximas autoridades.

Una buena propuesta sería que en el Cuaderno de Compromisos se incluyera una cláusula donde los estados aspirantes a organizar un Congreso y Campeonato Nacional tengan a la charrería como Patrimonio Cultural Inmaterial, o se comprometan a hacerlo antes del evento.

NOTA DE APARICIO

En días pasados, en la columna de Javier Aparicio nombrada Charros y Adelitas comentó sobre la gran problemática que se está viviendo con la fiesta brava, y que tarde o temprano alcanzará a nuestro deporte nacional, pero lo verdaderamente lamentable es cuando hace referencia a que algunos dirigentes de la charrería federada (sin que haya mencionado nombres) se reunieron con representantes de la fiesta del toro, y que tal situación le acarrearía problemas a la charrería en un plazo más corto al que pudiera calcularse.

¿Por qué únicamente decir ‘algunos dirigentes’? Hay que dar nombres, porque con una información en estas condiciones, lo único que se hace es desorientar a la gente que nos hace el favor de leernos.

Así que mi estimado Javier, te voy a dar las iniciales de esos dirigentes: ‘M’ de Miguel Pascual, presidente de la Federación Mexicana de Charrería; ‘A’ de Arturo Marín, secretario general de la FMCH, y ‘S’ de Sergio Cuevas, asesor logístico.

Finalmente, en su nota comenta que la historia sería diferente si se lograra el total apoyo de los tres niveles de gobierno, lo que, sin duda, fortalecería a nuestro deporte nacional; ¡estoy de acuerdo contigo!

ramongonzalezbarbet@hotmail.com