Charrería al día

Elecciones en La Villa

El próximo lunes 15 de diciembre, la Agrupación de Charros Regionales de La Villa realizará votaciones para reelegir, por un año más, al actual Consejo Directivo encabezado por Juan Luis Gómez Jardón, o en su defecto, elegir a otro socio para tomar el cargo de presidente.

Como todos sabemos, en cualquier proceso electoral los candidatos y sus planillas se deben registrar, posteriormente deben hacer una campaña con el objetivo de dar a conocer sus propuestas de trabajo en todas las áreas, como son: deportiva, administrativa, social y cultural; sin embargo, hasta hoy no existe ningún candidato registrado.

Las campañas son costeadas por cuenta del interesado, y a decir verdad, no cualquiera invierte en pagar una con recursos propios, tal como en su momento lo hizo el maestro en Derecho y doctor en Administración Pública, Juan Luis Gómez Jardón, quien realizó una campaña excepcional, contratando una agencia de publicidad, un asesor de imagen, equipo de trabajo interno y externo, anuncios espectaculares, trípticos donde señaló estrictamente los puntos importantes de su campaña, y realizó rifas y sorteos. ¡Esto es amor a nuestro deporte nacional!, es ‘vivir para la charrería y no de la charrería’.

Existe el rumor de que Alejandro Félix, socio activo de La Villa, se lanzará el mismo día de las elecciones, pero lo que no entendemos es, ¿cómo decidirán los socios si no se saben cuál es su plan de trabajo, ni quien conformará su mesa directiva?

Esta agrupación vive una situación muy especial, ya que en sus 82 años de vida, por primera vez y gracias al actual consejo directivo tiene un modelo administrativo estrictamente apegado a la Constitución Política y a sus Leyes Secundarias, y desde luego a lo que rige la nueva miscelánea fiscal, derivadas de la reforma de 2013, logrando crear una figura fiscal como persona moral, denominada donataria, que permite dar y recibir donativos con fines no lucrativos, cumpliendo con un perfil jurídico-administrativo.

Esta nueva forma de administrar es cien por ciento benéfica para todos los socios, quitando de un plumazo la improvisación en su manejo y los vicios que se crearon en tantos años, donde no había control alguno; lo más importante es que ahora tienen una contabilidad con un manejo sano de los recursos, que les permitirá realizar sus actividades deportivas de una manera más ordenada.

Este paso a la formalidad se llevó 10 de los 12 meses de esta gestión en turno, ya que no había un solo documento contable-administrativo que respaldara la existencia jurídica de esta asociación.

Pero desgraciadamente este cambio ha generado molestias e inconformidades en algunos elementos, que estaban acostumbrados al mal hábito de la informalidad, y sobre todo, de venir arrastrando adeudos que lo único que hacen es perjudicar a su propia asociación.

Si se está buscando un beneficio en común, lo más lógico es que esta administración continúe, para que ese esfuerzo de 10 meses se vea reflejado en beneficios para todos los villistas; pero si finalmente deciden cambiar el consejo directivo, el nuevo presidente se verá obligado a continuar con este marco constitucional y legal, porque no podrá seguir operando al margen de la Ley.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com