Charrería al día

Desemboca en corrupción

A pesar de las constantes negaciones que el Consejo Directivo de la Federación Mexicana de Charrería ha manifestado a través de algunos medios de comunicación, todos sabemos que el Congreso y Campeonato Nacional Charro Jalisco 2014 es el pago que se le dio a Salvador Sánchez Sánchez por haber reunido más de 80 votos que le permitieron a Miguel Pascual Islas llegar a la presidencia de ese organismo.

Jalisco es la entidad que mayor número de asociaciones charras tiene, y desde hace algunos años ha aprovechado esta ventaja para obtener Congresos Nacionales y algunos torneos oficiales imponiendo sus condiciones.

Este comportamiento nos habla de un abuso, que finalmente desemboca en una corrupción dentro de nuestro deporte nacional, y que ha sido tolerada por la charrería organizada.

A decir verdad, la charrería de Jalisco cuenta con todos los elementos que la hacen ser sobresaliente, con una buena calidad deportiva y magníficos lienzos charros, entre ellos, y quizá el mejor, el Centro de Espectáculos Vicente Fernández Gómez.

Como estado, una ubicación geográfica privilegiada, en el centro del país, una gran infraestructura hotelera, bellezas naturales y muchas cosas más, que hacen que no sea necesario valerse  de negociaciones turbias; pero además, no es honesto hacer de nuestro deporte nacional un negocio particular, con beneficio para tan solo unos cuantos.

CONFIRMADO, FUE HECHO A LA MEDIDA

Este año se impuso el nuevo reglamento deportivo propuesto por el jalisciense Juan Bañuelos y aprobado por el actual Consejo Directivo de la Federación Mexicana de Charrería, y a estas alturas, cuando vemos la lista de participación al Nacional Jalisco 2014, podemos confirmar lo antes especulado, ya que en la publicación del 8 de marzo comenté que tal parecía que todo había sido hecho a la medida, porque el objetivo principal del reglamento fue emparejar a los equipos de Jalisco con los grandes escuadrones charros de las diferentes entidades de la República Mexicana, lo cual es injusto para los que quieren ver la charrería como deporte de alto rendimiento.

Antes, Jalisco manejaba un mejor nivel deportivo; sin embargo, en los últimos años no ha podido obtener el máximo cetro nacional de la charrería, y tuvo que valerse de estas argucias para tener mayores posibilidades. Por tal motivo, vuelvo a confirmar que ‘sí fue hecho a su medida’, ya que metió a la lista de participación a 22 equipos charros, 13 escaramuzas y ocho charros completos. 

ramongonzalezbarbet@hotmail.com