Charrería al día

Cambios en el reglamento

El mes de enero se dio a conocer el nuevo Reglamento General  de Competencias Charras de la Federación Mexicana de Charrería, al cual se le realizaron algunos cambios significativos en las suertes, que incluyen el floreo de soga, que a juicio personal, como consecuencia, dejaron de incentivar al charro para superarse en el floreo y le quitaron lucimiento.

El coordinador nacional de jueces de la Federación Mexicana de Charrería, Pedro Rocha Mosqueda, explicó a La Afición las causas por las cuales se tomaron tales medidas.

Primero hizo de nuestro conocimiento que estos cambios se trabajaron durante todo un año, realizando un consenso con directivos, jueces y algunos charros sobresalientes en la suerte de mangana, tanto a pie como a caballo, y en lazo de cabeza durante la terna en el ruedo.

Nos manifestó que la charrería ha evolucionado a través del tiempo, y sobre todo en el floreo de soga, ya que los charros han ido desarrollando muchas habilidades; sin embargo, como la mayoría ejecuta las manganas en la forma tradicional (que es de una manera más sencilla), y únicamente cumple con los requisitos que el reglamento marca, se decidió eliminar los puntos adicionales en el floreo.

Por otro lado, nos informó que una vez realizados los cambios en el reglamento, en la junta mensual nacional de noviembre celebrada durante el Congreso y Campeonato Nacional Charro Tepic 2013 se les entregó en propia mano a los PUA´s, para que se los hicieran llegar a las asociaciones de charros que cada uno representa, con el propósito de que lo revisaran y enviaran sus dudas, comentarios y propuestas, poniendo como fecha límite el 6 de enero para que ya se pudiera aplicar en los campeonatos estatales del presente año, pero desafortunadamente únicamente cinco estados realizaron esta tarea.

En cuanto a la suerte de colas, desde hace muchos años se eliminó la obligación de abrir al caballo para derribar al toro, sobre lo que Pedro Rocha nos explicó que, desafortunadamente, en algunas charreadas el ganado vacuno es más ligero que en otras, por lo que no se podía percibir si el caballo no abría porque el mismo peso del toro lo cerraba, a pesar de llevar la rienda abierta, o porque realmente el charro no mandaba a su cabalgadura.

En cuanto a eliminar el punto de sanción por lastimar al cuaco, llegaron a la conclusión que el charro no lastima al caballo por gusto, sino que es un accidente al que están expuestos los caballos coleadores; que más castigo para el  propio charro que lesionar a su ejemplar.

Desde un punto de vista personal pienso que en lugar de haber eliminado los puntos adicionales en floreo debieron haber realizado un reglamento que motive a los charros a buscar nuevas alternativas que le sumen puntos a su equipo, incrementando su creatividad y dominio de la soga, que hace más llamativa y elegante a la suerte.

ramongonzalezbarbet@hotmail.com