Postdata

Era el momento y no pudieron

El fracaso está al alcance de todo en esta Copa de Oro. La poderosa selección local, la que venía precedida de derrotar en amistosos a Holanda y Alemania, la que mandaba en este torneo, el temido rival de los mexicanos en la Final del próximo domingo en Filadelfia… Ese equipo fue derrotado por Jamaica.

¿Qué pasó? ¿En dónde se atoró un proyecto que bajo la dirección del alemán Jürgen Klinsmann ilusionaba tanto? Habrá que esperar las explicaciones que se darán, pero ayer lo que se vio fue a un equipo inoperante al frente, falto de contundencia, falto de imaginación al momento de asediar el área rival.

Pero también se notaron sus carencias defensivas, enfrentando a un rival con una velocidad notable, tan eficaz que les ayudaba inclusive para corregir los varios errores que tuvieron. Cuando entregaban el balón y parecía que serían ejecutados, llegaba siempre un jamaicano a barrerse de forma extrema para salvar a su nervioso e inseguro portero Thompson.

Dirán los estadunidenses que su proyecto no se rompe por este fracaso. Recordarán que tienen medio boleto ya para la Copa Confederaciones del 2017 en Rusia. Pueden decir eso y lo que más quieran, pero ayer era para que hubieran mandado un mensaje diferente. Y no lo hicieron. Tan bien como luego se presume no anda la selección de futbol de los Estados Unidos.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo