Postdata

Un golpe de autoridad

La tranquilidad que trajo la victoria en este arranque del Mundial ante la selección de Camerún permite quitarle importancia al árbitro colombiano que, a mi juicio acertó en las tres polémicas decisiones que a juicio de muchos terminaron perjudicando a la selección mexicana de futbol.

Como dicen los expertos, “fueron jugadas milimétricas”, acciones que para clarificarlas exigen la repetición y repetición desde ángulos que captan siete o hasta ocho cámaras. Cierto que en la segunda “infracción” a Giovani dos Santos no queda nunca expuesto qué marcó… Si falta o fuera de lugar.

Pero bueno, lo importante es que el equipo mexicano no se desconcentró y tuvo la madurez de entender que si quería ganar el partido ante un rival que parecía muy asequible, tenía que meterse en el mismo sin pretextos. Ese fue el mérito principal de los dirigidos por Miguel Herrera. Nunca discutieron más allá de lo necesario. Hay veces que carencias fundamentales en un equipo de futbol, como la falta de un concepto “equipo” o la ausencia de una gran figura desequilibrante, se pueden suplir con buena actitud mental.

Ayer la selección mexicana de futbol dio un golpe de autoridad moral sobre la cancha. Y eso le ayudará en algo fundamental: volver a creer en sí misma.