A balón parado

Los yerros arbitrales, hasta que los directivos quieran

Me parece absolutamente miserable que la Liga Mx no adopte a la de ya el VAR para revisar y en su caso corregir las malas decisiones arbitrales.

Capacidad económica para hacer frente a estos gastos hay y de manera sobrada. Recursos tecnológicos para implementar este sistema también le sobran a las diferentes televisoras que participan en la producción de las transmisiones de esos partidos de futbol.

Si no lo han hecho es porque impera la tibieza entre quienes deben de tomar esta decisión. También porque no les resulta el tema tan importante como cuando, de vez en vez, terminan siendo algunos afectados por unos árbitros mal preparados al mismo tiempo que rebasados por la dinámica que este deporte ha cobrado en los últimos años.

Escucho con espíritu solidario a los directivos, entrenadores y jugadores... a los aficionados que sufren muy a menudo atropellos de estos señores. Pero lamento decirles que padecen esto porque quieren.

Como la noche del martes lo vivieron todos los integrantes y simpatizantes de los Gallos Blancos del Querétaro. Como usted seguramente sabe o vio, les marcaron tres penaltis inexistentes ante el Cruz Azul... perdieron el partido 1-2 y enfrentan ahora no solo la vergüenza de ser de los últimos de la tabla de clasificación, sino la del cociente que determina el descenso. Y por supuesto, si tenían esperanzas de pelear por un lugar en la Liguilla pues tendrán que pensar en otra cosa.

Con la misma energía y enojo con el que le protestaron al árbitro sus absurdas decisiones, los directivos de los Gallos y de los otros 17 equipos de la Liga Mx deberían de exigir la inmediata aplicación del VAR... por ejemplo, para que entre en funciones en esta misma Liguilla.

Cualquier desconcierto o retraso que se viviera por el uso de este recurso, es mejor que tragarse los yerros que terminan perjudicando gravemente a cualquiera de los contendientes.

Lograr este cambio es cuestión de valentía.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo