A balón parado

Las verdades de Jorge Vergara

Para Jorge Vergara vender a la MLS una de sus propiedades, el Chivas USA, es una decisión encaminada a fortalecer el único proyecto que debe ser denominado como “Chivas” en el mundo, es decir, el tradicional equipo de futbol que conocemos, el más popular de México.

Para sus críticos, sin embargo, el haberse desprendido de esa franquicia de la máxima Liga de futbol de los Estados Unidos será una muestra de debilidad que enciende verdaderas alertas sobre la viabilidad y futuro de las propias Chivas.

Quienes cuestionan a Vergara creen que el empresario podría muy pronto deshacerse también del equipo mexicano y presumen que el anuncio de ayer les da la razón cuando hablaron hace meses ya de que el también propietario de la firma Omnilife valoraba vender a los rojiblancos que hoy son entrenados por José Luis Real.

Todo al tiempo. Por lo pronto, Vergara niega que esto último vaya a suceder y pregona que se concentrará en el equipo, junto con el América, insignia del futbol mexicano.

Para lo que Jorge no tiene argumentos en contra es para quienes califican como un fracaso lo que vivió con el conjunto de la Major League Soccer. El empresario asume plenamente este calificativo y considera un error el haber pensado que podrían allá construir un equipo en paralelo, con el mismo éxito y arraigo pues que el que funciona en México.

En fin, Vergara asegura que no perdió dinero en su aventura estadunidense porque al final la MLS le pagó por la franquicia justo lo que invirtió. Pues asunto interno, muy propio de sus finanzas. Tema que, por lo demás, sólo él sabrá de verdad en dónde queda.

El juicio que sobrevive es el que se centra en las habilidades de un personaje público y relevante que ciertamente ha ido de error en error y de fracaso en fracaso en la gestión de sus equipos de futbol. Más puntos negativos que positivos, muchas promesas incumplidas.  

http://twitter.com/rocampo