A balón parado

¿De verdad, Marco Fabián es otra vez la gran figura?

Tras siete fechas jugadas, con el Cruz Azul encaramado en lo más alto de la tabla, con los puntos que se obtienen tras un empate y seis victorias, se puede ya realizar un análisis puntual de varias cosas.

¿El equipo que dirige Luis Fernando Tena es realmente candidato serio a ganar el campeonato? La respuesta tendría que ser sí... Los cementeros tienen hasta ahora como único rival de peligro al Toluca que tan bien está dirigiendo José Saturnino Cardozo.

Ni el América ni los Pumas ni las Chivas, los equipos que los siguen en la tabla de clasificación, han mostrado regularidad que impresione positivamente, aunque falta mucho torneo como para no esperar el crecimiento de estos o cualquier otro equipo y, claro está también, el que azules y Diablos Rojos dejen de mostrarse tan dominantes.

Pero si una revisión del comportamiento de los clubes pudiera generar cierto consenso, la polémica se volvería interminable cuando de decidir, por ejemplo, al mejor jugador de lo que va del torneo, se tratara.

¿Quién es la figura? ¿El argentino de los Pumas, Martín Bravo, quien aparece al frente de la tabla de goleadores? ¿El volante ofensivo del Cruz Azul, Marco Fabián, autor ya de cuatro goles, entre ellos uno de realización fenomenal el sábado pasado por la tarde? ¿El volante o atacante del Toluca, Isaac Brizuela, quien parece haber madurado definitivamente y está dispuesto a asumir un rol verdaderamente acorde con su talento?

No lo veo claro. No como para al inclinarse por cualquiera de estos tres, no estar consciente de cometer exageraciones.

Por lo pronto, cuestiono de forma directa a quienes le otorgan ya el papel de figura a Fabián, orquestando ya una especie de campaña para que sea llamado a la selección nacional. No hay sustento estadístico para coronar al cruzazulino en ese sitio. Habría que ser más rigurosos y exigentes y no regalar adjetivos y títulos al primer reflejo que haga brillar algo.

rafael.ocampo@milenio.com