A balón parado

¿Quién puede hacer el ridículo este fin de semana?

Un partido estará por encima de todos este fin de semana, cuando se juegue la última jornada de la fase regular del campeonato. Este es el Cruz Azul vs Tigres.

El que gane se meterá a la Liguilla. El que pierda tendrá que asumir el fracaso. Si cementeros y universitarios no fueran capaces más que de empatar, harían el ridículo los dos pues le darían a los Pumas de la UNAM el chance de meterse ellos, siempre y cuando vencieran al América al día siguiente.

Si Pumas no le ganara al América harían el ridículo los tres, pero pasaría a la Liguilla el Cruz Azul, seguramente para hacer el ridículo otra vez.

Veo a muchos aficionados cruzazulinos convencidos de que su equipo pasará a la Liguilla. Más que por la fortaleza de los suyos, por la debilidad de un rival que ha venido dramáticamente a menos. Aguas. Si algo tiene el equipo que dirige Ricardo Ferretti es contundencia y jugadores ofensivos que pueden, en acciones individuales, poner las cosas a su favor. Yo no estaría nada confiado como seguidor de los azules.

Los de Tomás Boy tendrán que hacer un partido muy similar al que concretaron en la jornada 8 del presente torneo, cuando avasallaron a los Rayados del Monterrey. 4-0 terminó el marcador esa tarde en el Estadio Azul.

No le pudo haber tocado un rival más complicado al Cruz Azul. Se trata del vigente campeón, la nómina más poderosa del futbol mexicano. Un equipo con el orgullo herido que puede salvar la temporada, metiéndose a la Liguilla, en el último partido.

Tigres trae el gran incentivo de que si entra se enfrentaría dando vida al clásico regio al Monterrey. El uno contra el ocho.

No sólo Tomás Boy, Eduardo de la Torre y el propio presidente del Cruz Azul, Guillermo Álvarez Cuevas, tendrán que trabajar a fondo la parte mental con sus jugadores. Tienen algún día que aprender a ganar el partido que deben de ganar.

rafael.ocampo@milenio.com
twitter@rocampo