A balón parado

Los tres triunfos que hay que exigirle a Palencia

Podrán decir lo que se quiera de los Pumas que dirige Francisco Palencia. Pero llegar a la recta final del torneo con posibilidades de clasificarse a la Liguilla, justo en la temporada de debut como entrenador de este emblemático ex jugador, debería de verse como algo positivo.

Los universitarios se encuentran en la novena posición de la tabla, con 20 puntos. Tienen al alcance al León (21), Toluca (21) y Necaxa (22)… El próximo viernes visitarán al alicaído Veracruz y los 3 puntos deben de ser un objetivo alcanzable… En la antepenúltima fecha recibirán en el Olímpico de CU, a otro equipo que ha sido un desastre, Monarcas Morelia. Si todo sale como debe salir, Pumas llegaría a la última fecha con 26 puntos.

En la jornada 17 visitarán al Puebla, otro equipo que no le mete miedo a casi nadie y que sigue más atento a la lucha por no descender de categoría que a meterse a la Liguilla y pelear el campeonato.

Los Pumas tienen pues un calendario muy a favor. Pensar que pueden terminar la fase regular del campeonato con 29 puntos no es ninguna desmesura. Pero inclusive empatando cualquiera de esos tres partidos que le restan llegaría a 27 unidades, lo que mete a cualquier equipo a la fase final.

¿Qué les espera a sus tres rivales?

El León visita al Puebla, recibe a las Chivas y visita al Cruz Azul.

El Toluca: recibe a los Xolos de Tijuana, visita al Querétaro y recibe al Santos.

Y el Necaxa: visita al Morelia, recibe al Puebla y visita a las Chivas.

Los tres tienen compromisos más complicados, en el papel, que los que tienen los de Paco Palencia.

Así que, a diferencia de otros equipos con presupuestos más grandes, como el Cruz Azul, Monterrey o el mismo Santos Laguna, los Pumas pueden salvar la campaña. Ya en la Liguilla no es que todo pueda pasar como dicta el lugar común, pero sí se valdría esperar que el equipo se sublime o le toque enfrentar a un rival no tan poderoso.  

rafael.ocampo@milenio.com

 twitter@rocampo