A balón parado

El triunfo de Valdeolmillos, el triunfo del basquetbol

Cuestionado de forma dura por carecer de antecedentes en el mundo de deporte, Alfredo Castillo sabe que es sólo con acciones que logrará legitimarse como buen director de la Conade.

Una de las primeras que se le ocurrió a Castillo es poner orden en el asunto de la selección de basquetbol varonil.

Recordará usted que en septiembre pasado (después del Mundial de España), por una decisión no suficientemente aclarada se decidió despedir al entonces entrenador Sergio Valdeolmillos.

Con la salida del coach español, muy apreciado y querido por los jugadores (empezando por la figura Gustavo Ayón), se desmembró la selección, destruyendo el progreso que se había logrado con este proyecto.

Conocedor del asunto, Castillo de inmediato lo hizo suyo. Habló con Ayón para conseguir que regresara a la selección y seguramente éste le dijo que lo haría si se conseguía el regreso de Valdeolmillos.

Así de sencillo. Y la primicia del dirigente de la Conade es muy simple: tener contentos a los jugadores.

Se le tendrá que pagar cierto dinero de adeudo al coach y además firmarle un buen salario, que es lo que reclamó en su momento provocando la ira de varios.

Lo que sea que se le tenga que pagar creo que es poco. Vale la pena inclusive ofrecerle una disculpa y disculparse también, si es el caso con Ayón. La hoy estrella del Real Madrid de la Liga Endesa se sintió maltratado por personajes que se han apoderado de este deporte.

Nada garantiza que el basquetbol retomará de inmediato el buen camino a nivel resultados. Vienen los Juegos Panamericanos de Toronto y casi de inmediato el Preolímpico que se llevará a cabo en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México. Dos competencias realmente exigentes. Pero no debe de haber ninguna duda de que esto que se consumará en las próximas horas es lo que debió de hacerse desde el mismo septiembre pasado.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo