A balón parado

La triste muerte del futbol brasileño

A la selección argentina no parece faltarle nada y aun luce sobrada de recursos. Tienen a Messi en buena forma y se les notan las ganas de quedarse con la Copa América del Centenario.

Al equipo que dirige Martino nadie lo quiere enfrentar en cuartos de final. Por algo será.

En segundo orden de cara al título que se definirá el próximo 26 de junio en Nueva Jersey aparece el representativo colombiano. Son un equipo sólido, aunque no tanto como para darse el lujo de ganar con el equipo suplente.

Pero aún cuando van a pasar a la siguiente ronda como segundos de grupo, si pone José Ernesto Pékerman a los que debe poner, van a llegar a semifinales.

En tercer sitio, aunque habrá que completar el análisis este lunes por la noche después de que se enfrenten a Venezuela, aparece el equipo nacional mexicano. Si retoman la dinámica y agresividad con la que se han mostrado en los mejores momentos de la era del colombiano, pasarán en primer lugar y evitarán a Argentina en cuartos de final.

Argentina, Colombia y México serían así los candidatos más firmes a quedarse con la Copa.

Se esperaba muchísimo, pero muchísimo más de uruguayos y brasileños. Aunque el pase de los ecuatorianos garantiza gran ánimo en los estadios. Memorable la estampa de los 50 mil aficionados de este país en el MetLife de Nueva Jersey.

También el que la selección “local” dirigida por Jürgen Klinsmann se encuentre ya en la segunda ronda le dará vida sana a este torneo en los días que están por venir.

Lo que dejará la Copa América Centenario tras esta primera ronda es la durísima eliminación de los brasileños. Algo menos penoso que el haberse ido de su mundial goleados por Alemania en el 2014, pero un adiós igual de doloroso.

Se creía que a los brasileños les hacía falta disciplina y por ello muchos aplaudieron el regreso de Dunga como entrenador. Pues no. Lo que les hace falta es talento, justo lo que antes les sobraba.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo