A balón parado

Y en una de esas, les toca el Real Madrid

De los equipos que se van a quedar sin acceder a la Liguilla, es el Cruz Azul al que tal hecho le representaría el mayor de los fracasos.

El equipo dirigido por Luis Fernando Tena se ha venido abajo casi de forma inexplicable.

Superlíderes el torneo anterior, fueron eliminados en la primera ronda de la fase final, en una serie muy disputada por el León, a la postre campeón. Eso resultó terriblemente doloroso para una afición que no por estar acostumbrada a vivir frecuentemente este tipo de situaciones ha dejado de sentir.

Como sea, con el incentivo de que el Club ganó su pase al Mundial de Clubes, se esperaba que el plantel fuera reforzado con garantías. Gran equivocación. Los jugadores que llegaron han sido unos fantasmas que no han espantado a nadie.

El equipo se vino abajo, jugando a nadie sabe qué durante todo el torneo. Tan malo fue su desempeño que fue eliminado en la primera ronda de la Concachampions.

Y ahora, a falta de una jornada para que termine el torneo, su pase a la Liguilla no depende de ellos, pues aunque derrotaran a los Leones Negros, tendrían que esperar que prácticamente todos los equipos con posibilidades de clasificarse perdieran también.

Lo penoso de todo esto es que el Cruz Azul tiene el compromiso del Mundial de Clubes en Marruecos a mediados de diciembre.

Sin posibilidad alguna de traer nuevos refuerzos, Tena se quedaría con un plantel sin competencia, desmotivado y, lo más notorio, sin recursos futbolísticos que permitan pensar que podrán ganarle al Sydney Wanderers, su primer rival.

Y bueno, si llegaran a derrotar a los campeones asiáticos, el Cruz Azul tendría que enfrentarse al Real Madrid, un equipo que viene aplastando a todos sus rivales.

Nadie ve hoy cómo pudiera La Máquina librarse de una severa humillación. Y eso que hace seis meses todo eran buenos deseos y buenas sensaciones. 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo