A balón parado

Estos Tigres, de pronto sí parecen de otra Liga

El gran problema para los Xolos de Tijuana es que no pudieron hacerle gol a los Tigres. De locales, el próximo domingo por la noche, podrán mostrarse más agresivos y quizá hasta efectivos ante la portería que defiende Nahuel Guzmán, pero será complicadísimo que los dirigidos por el Tuca Ferretti no les anoten.

A la luz de lo que está mostrando Tigres este año futbolístico, creo que los cinco o seis equipos que se han establecido con proyectos ambiciosos, en el plano de la inversión y de la calidad futbolística, se deben una profunda y urgente reflexión sobre lo que están haciendo.

En una Liga tan competida, como se presume, sí es de llamar la atención que un proyecto se esté imponiendo sobre los otros con la facilidad con la que lo están haciendo los vigentes campeones.

No quiero dar nada por sentado, porque se sabe ya que si alguna característica es hegemónica en nuestra competición es la irregularidad. Ya este mismo equipo felino perdió la final de la Liga de Campeones de la Concacaf, ante el Pachuca, hace algunas semanas.

De concretarse su pase a la final de este torneo, en ningún momento se podrá decir que al enfrentar a las Chivas o al Toluca (que tienen su serie 1-1), vencerlos será una cuestión de trámite.

Pero lo que nadie podrá cuestionar es que por fin, después de muchos años, lo que impera en la Liga Mx como proyectos exitosos son los que están respaldados en inversiones realmente extraordinarias.

Y esto, aunque muchos quieran decir que así fue siempre o que así es en cualquier liga de futbol del mundo, no había sido así. En el futbol mexicano podían ganar el campeonato hasta los de media tabla. Hoy parece que ya no.

A los Tigres les han sobrado los recursos para comprar a los jugadores más talentosos que están en el mercado, e inclusive para darse lujos como el del francés André-Pierre Gignac, y tienen jugadores de mucho talento prestados en otros equipos.

De pronto, sí parecen de otra Liga.

rafael.ocampo@milenio.com • twitter@rocampo

El gran problema para los Xolos de Tijuana es que nopudieron hacerle gol a los Tigres. De locales, el próximo domingo por la noche,podrán mostrarse más agresivos y quizá hasta efectivos ante la portería quedefiende Nahuel Guzmán, pero será complicadísimo que los dirigidos por el Tuca Ferretti no les anoten.

A la luz de lo que está mostrando Tigreseste año futbolístico, creo que los cinco o seis equipos que se han establecidocon proyectos ambiciosos, en el plano de la inversión y de la calidadfutbolística, se deben una profunda y urgente reflexión sobre lo que estánhaciendo.

En una Liga tan competida, como se presume,sí es de llamar la atención que un proyecto se esté imponiendo sobre los otroscon la facilidad con la que lo están haciendo los vigentes campeones.

No quiero dar nada por sentado, porque sesabe ya que si alguna característica es hegemónica en nuestra competición es lairregularidad. Ya este mismo equipo felino perdió la final de la Liga deCampeones de la Concacaf, ante el Pachuca, hace algunas semanas.

De concretarse su pase a la final de estetorneo, en ningún momento se podrá decir que al enfrentar a las Chivas o alToluca (que tienen su serie 1-1), vencerlos será una cuestión de trámite.

Pero lo que nadie podrá cuestionar es quepor fin, después de muchos años, lo que impera en la Liga Mx como proyectosexitosos son los que están respaldados en inversiones realmente extraordinarias.

Y esto, aunque muchos quieran decir que asífue siempre o que así es en cualquier liga de futbol del mundo, no había sidoasí. En el futbol mexicano podían ganar el campeonato hasta los de media tabla.Hoy parece que ya no.

A los Tigres les han sobrado los recursospara comprar a los jugadores más talentosos que están en el mercado, einclusive para darse lujos como el del francés André-Pierre Gignac, y tienenjugadores de mucho talento prestados en otros equipos.

De pronto, sí parecen de otra Liga.