A balón parado

¿No será tiempo de dejar de lado su modelo "mexicanista"?

Queda la irrefutable sensación, después de haberse jugado la primera jornada del torneo, que las Chivas están de verdad en serio peligro de terminar en la liga de ascenso a mediados de este año.

La derrota de los dirigidos por José Manuel de la Torre en Tuxtla Gutiérrez, ante los Jaguares, documenta la debilidad no solo de un equipo de futbol, sino de un modelo demasiado romántico para los tiempos actuales, y ese no es otro que el de enfrentar una competencia con la auto restricción de contar con solo jugadores mexicanos.

No todo lo que origina el vergonzante estado de este club nace del hecho de que desde siempre solo mexicanos puedan integrar su plantel. Por supuesto que esta profunda crisis se explica en muy malas decisiones de su veleidoso propietario, Jorge Vergara.

Ya en fechas más o menos recientes, con Vergara como dueño y con los hermanos Néstor y José Manuel de la Torre manejando al equipo de futbol, fueron capaces de ser campeones. Pero hoy los tiempos se acortan y para salir del fondo de la tabla se necesitan recursos ligados a la cancha y no los tienen.

El Veracruz, el Puebla y los Leones Negros, sus rivales directos en esta lucha por evitar descender, se vieron y se ven más fuertes que ellos. Es decir, tienen mejores futbolistas y plantillas más variadas.

Chivas, en cambio, ha visto reducidos los distintos campos que lo pueden y deben hacer un equipo competitivo. Su cantera no da para más, pues no solo no produce con la rapidez que requiere, sino que ha exportado a sus mejores productos.

Los restantes 17 equipos no le quieren vender a sus talentos nacionales y para demostrarlo les ponen precios imposibles.

Hago esta pregunta a los millones de seguidores rojiblancos en México y en los Estados Unidos (a riesgo de ser simplemente ignorado o hasta ofendido): ¿No será tiempo de aceptar a mexicanos que no hayan nacido en México o que no sean hijos de mexicanos?  

 

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo