A balón parado

El tema del Centenario de América es el futuro, no el pasado

Cien años después el América es un equipo vigente y necesario en el futbol mexicano. Ese tendría que ser el mayor elogio para una institución en este campo. Pero no es todo lo que debería de decirse a propósito de esta gran celebración que se cumple precisamente mañana.

Más que la historia, cargada de todo, lo que tiene que revisarse en este poderoso club, es el futuro.

¿Cómo se imaginan, más allá de los clichés, del propietario Emilio Azcárraga Jean para abajo, a este equipo?

El América no ha sido ni el Real Madrid ni el Barcelona ni la Juventus ni cualquiera de los equipos dominantes de cualquiera de las grandes ligas europeas.

Ha sido, en el campo de los títulos, casi uno más de los varios equipos que son capaces de ganar campeonatos en nuestra Liga. Y sobre todo en los últimos años. El América ha ganado tantos títulos como los han ganado el Toluca, el Pachuca, el Santos.

El América, como las Chivas, es grande, incuestionablemente grande, pero no tanto por los títulos que ha ganado sino por otras cosas. Cosas muy complejas y difíciles de reunir, eso sí.

Creo que los aficionados americanistas deben de recibir en estos días un mensaje claro de cómo piensan hacerle sus directivos para convertirse en el equipo más ganador y dominante del futbol mexicano. Y por qué no, hacer lo mismo, pero de todo el continente americano.

Ese sería el mejor regalo para el americanismo.

Hay que reconocer que el América de hoy está muy lejos de esto. No en el campo de las intenciones pues ahí seguramente quisieran que estuviera todos los que lo siguen, pero sí en el del proyecto. No tiene a los mejores jugadores de México, ni al mejor entrenador. Ni tampoco es el equipo más atractivo de un continente, por lo demás muy deprimido futbolísticamente, situado en un segundo plano muy por debajo de Europa.

El tema del América no es el pasado, es el futuro.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo