A balón parado

El sorprendente Factor Salcido

Se trata, por lo que se ve, de una lista que implicó mucho análisis e imaginación. La aparición del veterano Carlos Salcido entre los 23 futbolistas mexicanos que estarán en el Mundial de Brasil ilustra muy bien este punto.

El jugador de los Tigres no había sido considerado por Miguel Herrera, por eso su inclusión permite pensar varias cosas: que los jugadores probados sobre todo como laterales derechos no dieron el ancho y prefiere el entrenador habilitar a dos elementos que le dan salida por izquierda como lo son Salcido y Guardado y, en una de esas, utilizar a Miguel Layún como reemplazante de Paul Aguilar por la demarcación derecha.

Pero Salcido puede también jugar como defensor central y como medio de contención... Así que con este jugador, que se encontraba convencido de que no iría a un nuevo Mundial, el Piojo se libera de tener que llamar a varios suplentes más.

Por lo demás, la lista de 23 no tiene sorpresas. Que se queden fuera gente como Javier Aquino o Moisés Muñoz o Juan Carlos Valenzuela era hasta cierto punto predecible.

Que llamarán al Chicharito o a Giovani o al mismo Guardado o a Héctor Herrera o a Diego Reyes también lo era.

Tres jóvenes se ganaron su inclusión a pulso, por su desempeño en la liga y también, hay que decirlo, porque supieron mostrar algo interesante cuando fueron probados en el Tri: Isaac Brizuela, Alan Pulido y Marco Fabián.

Del América campeón el Piojo se queda con cinco: Layún, Aguilar, Maza Rodríguez, Medina y Jiménez.

Del consistente León, con cuatro: Márquez, Vázquez, Peña y Montes.

Una lista para trabajar, no para ilusionar no empecemos con desvaríos.

Hay tiempo para integrar un buen colectivo de futbol que contrarreste y haga daño a los tres rivales ya conocidos: Camerún, Brasil y Croacia.

No creo que haya un solo jugador que pueda reclamar que de está cometiendo injusticia con él por no incluirlo... De pronto Aquino, el delantero del Villarreal y ex del Cruz Azul...

Por cierto, ningún naturalizado en esta lista. Ni Chaco Giménez, ni Rubens Sambueza, de quién todavía algunos decían que se gestionaba su habilitación ante la FIFA.

Tampoco Aldo de Nigris, ni veteranos como Gerardo Torrado hasta hace poco intocable en la selección.

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo