A balón parado

La soledad y las marañas del “Tuca” Ferretti

No estoy muy seguro, pero creo que Ricardo Ferretti, el popular Tuca, nunca ha sido despedido como entrenador por malos resultados, o lo que es casi lo mismo, antes de que finalice su contrato.

 Esto viene al cuento debido a que ayer salió a argumentar que a los árbitros no les pasa nada cuando se equivocan y sí en cambio a los directores técnicos de los equipos, que por los errores de éstos pueden inclusive perder su trabajo.

Evidentemente exagera. No sólo nunca ha sido el caso de Ferretti, pero había que revisar de la forma más puntual posible cuál fue el último de sus colegas que fue dejado sin trabajo por culpa de errores reiterados de los silbantes.

Y en todo caso el Tuca no es el representante o vocero de su gremio.

Del tema que debió ser más profundo, la acusación que realizó para justificar la derrota ante el América, no habló más. Y es que Ferretti declaró la tarde-noche del pasado sábado que jugar contra el América es lo mismo que jugar contra 12.

Ese es el tema fuerte, por el cual inclusive pudieran castigar al brasileño-mexicano al no respetar el código de honor o de ética que fue impuesto al arrancar el proyecto conocido como Liga MX.

Pero lo más extraño de todo es que Ferretti se ha quedado solo. Ni uno solo de sus jugadores ha replicado sus observaciones y críticas. Tampoco su directiva. Ya no hablemos de gente de otros equipos que pudieran compartir ese sentimiento de que el América es el club al que los árbitros favorecen en una clara alusión a su deshonestidad.

Pronto esta historia protagonizada por el Tuca quedará como uno más de los tragicómicos capítulos que ilustran una Liga atrasada respecto al sueño de tantos que la quieren ver en desarrollo.

Tan sencillo muchas veces resulta mejor quedarse callados o aceptar una derrota. Pero no, se tira basura a diestra y siniestra sin importar que el primer manchado y apestado sea el autor de la repartición.  

rafael.ocampo@milenio.com

http://twitter.com/rocampo