A balón parado

Del sitio 39 en Londres 2012, al lugar 61 en Río 2016

Al final de todo quedan los números. Fríos y sinceros. México regresará de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 como el sitio número 61 entre los 78 países que pudieron conseguir al menos una medalla.

Las 5 preseas obtenidas (3 de plata y 2 de bronce) no dieron más que para este nada honroso lugar.

En los Juegos de Londres, hace cuatro años, México se ubicó como el lugar 39. En los de Pekín 2008, en el sitio 36. En Atenas 2004, en el lugar 59 y en Sídney 2000, en el sitio 39.

¿Esto no significa un retroceso?

La competencia cada cuatro años es más dura. Para subir en el medallero se requieren más y mejores preseas. Hoy con 3 de plata y 2 de bronce no alcanza más que para ser el sitio 61.

Quitando a Estados Unidos, Cuba y Canadá, las potencias del continente americano (ahora también hay que incluir a Jamaica), México se situó en Río 2016 por debajo de Brasil (13), Colombia (23), Argentina (27) y Puerto Rico (54).

Ojalá alguien se haga cargo de estas cifras y ojalá a alguien le represente un reto a asumir de cara a los Juegos de Tokio 2020. Ese alguien tendrá que ser una persona a la que no conocemos, una mujer o un hombre que decidirá quien resulte Presidente o Presidenta de la República a mediados del 2018.

Este personaje empezará a trabajar en septiembre del 2018, cuando entrará en funciones el nuevo gabinete. Es decir, tendrá menos de dos años para dar resultados entre el 24 de julio y el 9 de agosto del 2020, las fechas programadas para que se lleven a cabo estos Juegos.

Si ese responsable del deporte hace las cosas maravillosamente y corre con la suerte de no ser despedido, podría llegar con un plan de trabajo continuo… pero a los Juegos del 2024, cuya sede se decidirá hasta el año que entra.

Los países cuyas delegaciones deportivas crecen en el medallero no están sujetos a estos ritmos políticos ni a estos esquemas de dirección obsoletos. Las federaciones garantizan que no haya parálisis, pero no hay una dirección general.  

rafael.ocampo@milenio.com

twitter@rocampo